email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2019 Competición

Crítica: O fim do mundo

por 

- Basil Da Cunha vuelve con una obra sugestiva y poética que muestra el lado oscuro de la ciudad de Lisboa, idealizada demasiado a menudo

Crítica: O fim do mundo

Tras Até ver a luz [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Basil da Cunha
ficha del filme
]
(Quincena de los Realizadores), el director suizo-portugués Basil Da Cunha vuelve a su barrio predilecto, Reboleira, en las afueras de Lisboa, para fijar su lente en personajes a la deriva que se enfrentan a los fantasmas de su pasado. O fim do mundo [+lee también:
tráiler
entrevista: Basil Da Cunha
ficha del filme
]
, presentada en competición en el Festival de Locarno, es un homenaje sin concesiones a todos aquellos a los que se les ha negado una voz.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Spira es liberado de un correccional tras ocho años, y va con su familia, a su casa en Reboleira (Lisboa), un barrio pobre de los suburbios que está siendo demolido. Su llegada a casa es cualquier cosa menos fácil, y Kikas, un jefe local, inmediatamente deja claro que este es su territorio y que lo vigilará muy de cerca. Spira deambula por las ruinas de Reboleira como un fantasma, demasiado consciente del mísero destino que le espera. La cárcel ahora es cosa del pasado, pero los barrotes imaginarios que le aprisionan en este barrio ahora le rodean como lanzas afiladas.

Basil Da Cunha filma los cuerpos cansados pero orgullosos de los habitantes de Reboleira con respeto y una elegancia formal que les imbuye un aire de misterio y surrealidad. La complejidad de una zona dominada por la violencia queda al descubierto en toda su desesperada belleza, sin rastro de falsa modestia ni buenas intenciones purificadoras. Para Da Cunha, respetar a los habitantes de Reboleira supone mostrar su luz y su elusivo lado humano, pero también —y sobre todo— su oscuridad, su brutalidad y su naturaleza, que es en cierto modo incomprensible.

En lugar de caer en la peligrosa trampa del "salvaje noble", el director nos anima a observar (muy de cerca) a personajes complejos que son fascinantes en toda su ambigüedad cruel y que solo están intentando sobrevivir como pueden. No hay moralejas en O fim do mundo, sino más bien una observación franca y directa de una sociedad que existe dentro de la sociedad, pero que muchos eligen ignorar.

Da Cunha combina con maestría la realidad y la ficción, que coexisten mano a mano para crear un mundo paralelo en el que la marginalización suele adoptar la forma de una brutal poesía. Con el tiempo, sus personajes, que han sido exiliados a guetos a años luz de la resplandeciente y gentrificada ciudad de Lisboa que tanto adoran los inversores extranjeros, redescubrirán finalmente su dignidad y la voz que se les ha negado desde hace mucho tiempo.

Spira nos guía por las calles a menudo oscuras de Reboleira como un bailarín que cruza el escenario de un teatro en ruinas. La melancolía en sus ojos y su rostro, capturado en la penumbra, parece reflejar la dura realidad de un mundo que no tiene sitio para la debilidad o la ternura. Para sobrevivir, hay que mostrar la propia dureza, como si el amor fuera un lujo que los personajes de Da Cunha sencillamente no se pudieran permitir.

En público, los hombres de Reboleira deben desempeñar el papel del macho estereotípico, invencible e intocable, que hará todo lo que haga falta para defender su territorio. En O fim do mundo, podemos asomarnos bajo la superficie, al corazón de estos personajes que ya no parecen capaces de sentir. Esos momentos en los que los personajes se humanizan —instantes fugaces de triste belleza que revelan la humanidad que se esconde bajo lo brutal— están filmados con respeto y enriquecidos por una fascinante dosis de esoterismo por parte de Da Cunha: Spira volviendo a casa por la noche, tras su salida de la cárcel, o cuando se encuentra solo, lejos del "rebaño". O fim do mundo llega para encarnar la magia del cine en y por sí mismo, permitiéndonos mirar más allá de las apariencias y abriendo nuestras mentes hacia territorios no cartografiados, en algún lugar entre la fantasía y la realidad.

O fim do mundo es una producción de Thera Production y RTS Radio Télévision Suisse; las ventas internacionales están a cargo de Wide Management.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.