email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2019 Competición

Crítica: A febre

por 

- La película de Maya Da-Rin, que se mueve entre los sueños y la realidad, nos guía a través del complejo universo de la comunidad indígena brasileña Desana

Crítica: A febre
Rosa Peixoto y Regis Myrupu en A febre

Después de un largo periodo de búsqueda y desarrollo (6 años de trabajo y viajes sólo para empezar la película), que permitió a la directora y artista brasileña educada en Francia Maya Da-Rin atraer la atención de la Cinéfondation de Cannes y del TorinoFilmLab (entre otros),  A febre [+lee también:
tráiler
entrevista: Maya Da-Rin
ficha del filme
]
se ha proyectado en la Competición Internacional del Festival de Cine de Locarno.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

A febre, delicada y peligrosa como la naturaleza, es un testamento de la extraordinaria habilidad de Maya Da-Rin para sumergirse en las vidas de sus protagonistas (personas/personajes), escuchar con interés lo que tienen que decir y transponerlo en imágenes. Es un proceso creativo que debe mucho al trabajo documental de la directora y que se ha enriquecido con su sensibilidad artística; una mezcla entre realidad y ficción que traspasa los confines del aquí y ahora, guiando al espectador por un universo onírico, cercano a la sensibilidad de los indígenas Desana en los que se centra la película (indirectamente).

Aunque el largometraje se ha clasificado como “ficción”, las escenas están inspiradas en situaciones que los protagonistas experimentaron o que pudieron ocurrir con toda probabilidad. Esta reconstrucción, llevada a cabo por la directora y sus actores y surgida de un largo periodo de improvisación, otorga a la película una fluidez casi surrealista y una simplicidad aparente y desconcertante. Maya da-Rin, que se aleja por completo de la visión romántica y color de rosa de las culturas indígenas de Brasil (y de otros lugares), navega sin miedo entre el bien y el mal, el blanco y el negro, en la zona intermedia entre las ciudades y los grandes bosques, donde Justino (el maravilloso Regis Myrupu) parece atrapado. Es una zona compleja, al igual que las sociedades indígenas contemporáneas (como los Desana) del noroeste de Brasil, que están exiliadas en centros urbanos grandes y deshumanizados como Manaos.

Tras la muerte de su esposa, Justino vive solo con su hija Vanessa (la intensa y misteriosa Rosa Peixoto), que trabaja como enfermera en el hospital de la ciudad. Cuando Vanessa anuncia su inminente salida hacia Brasilia para estudiar medicina, Justino, que trabaja como vigilante de seguridad en el inmenso astillero de la ciudad, empieza a desarrollar una misteriosa fiebre cuya causa es desconocida para los médicos. Justino, que desconfía de la medicina tradicional, intenta explicar a su hija que su enfermedad tiene un origen completamente distinto, algo que quizás ella no pueda comprender. Como un cazador privado de su arma, el misterioso protagonista de A febre camina, con cuidado, en la cuerda floja, y divide su identidad en dos: mitad indígena Desana, mitad ciudadano urbano. Justino, seguido por un felino que parece encarnar su naturaleza salvaje, libre de las restricciones de la sociedad donde vive, lucha contra un intenso cansancio que intenta transportarlo al complejo mundo de sus antepasados y vive el presente bailando una danza que ya no siente como suya. Como una cosmogonía particular de las sociedades indígenas del noroeste de Brasil, A febre despierta una aguda sensibilidad en sus actores, que se encuentran entre dormidos y despiertos. “Despertaron algo que estaba dormido dentro de nosotros; nos hicieron ver lo que no sabíamos”, dice Regis Myrupu. Es una afirmación sólida, que también podría aplicarse a la propia directora, a su sensibilidad y al respeto que muestra a sus personajes, que tienen la extraordinaria oportunidad de mostrar la riqueza y complejidad de su cultura.

A febre ha sido producida por las compañías brasileñas Tamanduá Vermelho y Enquadramento Produçoes, y coproducida por la francesa Still Moving y la alemana Komplizen Film. Still Moving también gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.