email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Portugal

Crítica: Variações

por 

- El proyecto de João Maia, que tardó varios años en materializarse, está listo para ser una de las películas portuguesas del año

Crítica: Variações
Sérgio Praia en Variações

Más que un hombre o un cantante, António Variações fue un icono. La última película de João Maia, Variações [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, producida por la portuguesa David & Golias, se ha estrenado en los cines de su país natal, donde ha acumulado más de cincuenta mil espectadores desde su lanzamiento. De la mano de NOS Audiovisuais, esta película biográfica recorre la vida de uno de los cantantes en lengua portuguesa más importantes de la historia de la música. Una figura poderosa y controvertida durante su tiempo pero que, pese a todo, atraía y atrae por igual a las masas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Después de casi diez años de espera, este proyecto por fin ha tomado forma. La película explora diferentes aspectos de la vida de Antonio, desde su infancia hasta su momento de mayor éxito, pero se centra en su camino para asentarse como un cantante de la industria musical portuguesa. Sérgio Praia es el encargado de interpretar al cantante. Pero no lo interpreta. Lo encarna en todos los aspectos, de un modo que es extraordinario, magnético y a veces hasta inquietante. No solo se parece a António Variações: su actitud gamberra, libre e imaginativa emana una energía que casi parece heredada directamente del espíritu del cantante.

Como un biopic musical, la película explora de forma exhaustiva la parte más creativa de la vida de António Variações, con sesiones en los estudios de grabación, sesiones grupales, e incluso sesiones grabadas en un baño (un elemento famoso del trabajo de ese cantante). El director escogió con acierto que Sérgio Praia diese su propia voz e interpretase algunas de las canciones del repertorio de Variações, lo cual permite a la audiencia sentir los momentos captados por las cámaras en su forma más pura y natural. Pese a que las voces del cantante y el actor que le da vida son diferentes, esto permite transmitir la actitud de António (su particular forma de estar frente al micrófono, o de cantar) y la personalidad completa que se les presenta.

Ambientada en 1980, la película explora, tal y como lo hizo António, las calles de Lisboa, desde el centro de la urbe a otros lugares menos conocidos: João Maia recrea Trumps, un icónico bar gay que aún sigue abierto, y donde Variações realizó su primera actuación en vivo. Pese a que la recreación del entorno de António está muy cuidada y la película tiene una fotografía muy bien ejecutada (como resultado de la amplia experiencia de su director en publicidad), los decorados son demasiado meticulosos. Esta perfección, lamentablemente, llega a distraernos en ocasiones de la fuerza y la energía que desprende la excepcional interpretación de Sérgio Praia.

Más allá de la faceta más musical de la vida de António, que domina la película, Variações también explora y muestra a su audiencia la historia de amor (platónica) que une a António Variações y a Fernando Ataíde (que interpreta Filipe Duarte). Pese a ser muy conocido, este aspecto de la vida del cantante es a menudo olvidado de forma deliberada por algunos amantes de su música, e incluso por su propia familia. Es habitual en el cine comercial que haya una trama romántica con el objetivo de atraer a un público más amplio. En este caso, sin embargo, João Maia no evita el tema, pero tampoco lo fuerza en la película con el objetivo de complacer a la audiencia. La película presenta esta historia de amor prohibido y homosexual de una forma honesta y bella, mostrando unas emociones que son universales, y que se ven reforzadas por una química vibrante entre sus protagonistas que llena la pantalla y consigue (que queramos) enamorarnos. 

Pese a tratarse de una representación honesta y hermosa del colectivo LGBT, la película cae en ocasiones en la caricatura. Por ejemplo, el director de la discográfica con la que Variações firma su primer contracto es un estereotipo un tanto incómodo, debido a los exagerados gestos y otros signos visuales que utiliza y que suelen ser asociados con la homosexualidad.

Pese a que esta representación concreta resulta decepcionante (y, para algunos, podría llegar a describirse como superficial, innecesaria y vergonzosa), Maia muestra una gran sensibilidad y respeto con la mayoría de sus personajes y, especialmente, con el protagonista. Variações murió de VIH, una circunstancia que la película explora con respeto y sensibilidad. Ni vemos los últimos días del cantante, ni se nos presenta su declive como artista. Lo único que nos muestra la película, son ciertos indicios del “principio del fin”.

Variações es un homenaje cinematográfico honesto a la figura de António Variações, una carta de amor del director João Maia a uno de los más grandes iconos de la escena musical portuguesa y todos los que la escucharon, cuyos contenidos no caerán en el olvido: esta prometedora película probablemente siga resonando a lo largo del tiempo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Raúl Alcantarilla)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy