email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2019 Orizzonti

Crítica: Sole

por 

- VENECIA 2019: La primera película de Carlo Sironi, que parte del tráfico ilegal bebés, ofrece una lacónica reflexión sobre la paternidad

Crítica: Sole
Claudio Segaluscio y Sandra Drzymalska en Sole

En su famoso libro Sapiens: Una breve historia de la humanidad —que pronto será dirigida por el ganador del Óscar Asif Kapadia y producida por Ridley Scott— el historiador israelí Yuval Noah Harari explica cómo hace 20 mil años, explica cómo las tribus humanas no estaban formadas por familias nucleares en torno a parejas monógamas, sino en comunidades donde no se conocían ni las relaciones monógamas ni el concepto de paternidad. Todos los adultos del grupo cooperaban para ser una figura paternal para los niños que nacían. Como ningún nombre sabía a ciencia cierta quién era su hijo, trataban igual a todos los niños, en una especie de utopía hippie. Sin embargo, en nuestra época, la paternidad, la adopción y la familia están reguladas por leyes estrictas, no sólo morales, que a veces se ignoran: la pobreza obliga a algunos a vender a sus propios hijos o a alquilar su propio útero. De estos temas trata Sole [+lee también:
tráiler
entrevista: Carlo Sironi
ficha del filme
]
, la primera película del director italiano Carlo Sironi, que compite en la sección Orizzonti de la 76ª edición del Festival Internacional de Cine de Venecia. La película, que se inspira en el tráfico ilegal de bebés, ofrece una lacónica reflexión sobre la paternidad no biológica.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El personaje principal de la historia, ambientada en una Roma sin identidad, es Ermanno, un joven de unos 20 años que se gana la vida robando scooters con un amigo. El dinero que reciben del comprador se lo gastan en discotecas, máquinas tragaperras y carreras de caballos. Ermanno, interpretado por Claudio Segaluscio en su primer papel en el cine, es el típico chico salvaje de la periferia urbana que hemos visto en tantas películas: indiferencia total, cinismo, temeridad y adicción al juego que esconden miedo y ansiedad hacia un mundo que no le ha dado nada gratis. Segaluscio da al personaje su rostro imperturbable y sufrido.

“Trabaja para mí”, le ofrece su tío Fabio (Bruno Buzzi). “No es para mí”, responde el chico. “¿Qué es para ti?”, “Nada”, responde Ermanno. Un día, llega un “encargo” del tío que promete proporcionarle algo de dinero. Así aparece Lena (Sandra Drzymalska), una chica polaca embarazada que ha venido a Italia a vender el bebé que lleva en el vientre. Ermannno debe vigilarla hasta que dé a luz y asumir la paternidad del bebé para facilitar el proceso de adopción de Fabio y su esposa, Bianca (Barbara Ronchi). Ermanno es duro y distante, y encierra a la chica en casa durante horas mientras va a ver a sus amigos.

Más tarde, el hielo empieza a derretirse y Ermanno la lleva a una fiesta. La niña, que se llama Sole, nace prematura y necesita los cuidados de su madre, por lo que la estancia de Lena se alarga. Los dos jóvenes se ven obligados a convivir y el llanto de Sole, que cansaría a cualquier chico joven, no parece molestar a Ermanno, que encuentra su lugar en el mundo (ser padre) cambiando los pañales de un bebé que no es suyo. Y por primera vez en su vida, va a trabajar. Sandra Drzymalska refleja con gracia la transformación de Lena, una joven que quiere vender a su hijo para construir un futuro, y que se convierte una madre dedicada.

Sole es una película grabada casi en su totalidad en interiores con pocas escenas en exteriores, que parecen atemporales gracias a la cinematografía de Gergely Pohárnok, que utiliza lentes de los años 60, y al sorprendente diseño de sonido electrónico del joven compositor polaco Teoniki Rożynek. La película, escrita por el director, Giulia Moriggi y Antonio Manca, es una coproducción entre Italia y Polonia de Giovanni Pompili y Agnieszka Wasiak, de las compañías Kino Produzioni y Lava Films, respectivamente; con Rai Cinema. Luxbox gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.