email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS

Crítica: Quien a hierro mata

por 

- Paco Plaza demuestra que no estaba agotado el género del thriller español con este largometraje de fuerte carga psicológica, tono trágico, contundente puesta en escena y un final que sobrecoge el alma

Crítica: Quien a hierro mata
Luis Tosar en Quien a hierro mata

Quien a hierro mata [+lee también:
tráiler
entrevista: Paco Plaza
ficha del filme
]
comienza navegando sobre aguas bravías, bajo un sol cruento y cegador que anula los colores e introduciendo a unos personajes –una familia de narcotraficantes gallegos- que supuran violencia, ambición y crueldad. Y termina con una de esas secuencias que se quedan grabadas en la memoria durante años: un final que cierra en muy alto una película que retrata al género humano como el más inmundo de los que pueblan la Tierra. Con esta película Paco Plaza, que ya demostró sobrado sentido del riesgo y de la travesura en REC3: Génesis [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, logra firmar su film más maduro, depurado y desasosegante.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Porque un halo de tragedia griega, shakesperiana y hasta lorquiana recorre una historia original de Juan Galiñanes (Dhogs [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), coescrita con Jorge Guerricaechevarría (Cien años de perdón [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Daniel Calparsoro
ficha del filme
]
) y protagonizada por un enfermero (Mario, encarnado por Luis Tosar), cuya pareja está en avanzado estado de embarazo (la también gallega María Vázquez, tan brillante como en Trote [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Xacio Baño
ficha del filme
]
, pero en un registro más alegre y luminoso). Su vida estable y tranquila da un vuelco cuando un viejo traficante (Xan Cejudo, fallecido poco después de finalizado el rodaje de este film) es internado en el centro donde trabaja Mario. Con ese encuentro se resquebrajan viejas y no cicatrizadas heridas, abriéndose una Caja de Pandora furiosa que, por supuesto, aquí no vamos a desmenuzar.

Será el espectador el que se encontrará, gracias a la pericia de Plaza poniendo en imágenes y sonido una historia no escrita esta vez por él mismo, quien se enfrente al dilema ético y vital del protagonista de Quien a hierro mata: ¿haríamos lo mismo en su lugar? En caso afirmativo, quizás no seamos tan íntegros como nos creemos. Pues lo que sucede en este largometraje es tan sorprendente como brutal, con un crescendo dramático y unos giros narrativos que dejan al espectador petrificado ante la visión de los acontecimientos mostrados.

A todo ello contribuye un elenco sobresaliente (donde destaca todo un descubrimiento: Enric Auquer, desde ahora mismo firme candidato a la nominación de los próximos Goya en la categoría de mejor actor revelación), un sonido elaborado que hace crecer el desasosiego, una fotografía que enfatiza la dualidad entre el bien y el mal y un montaje que reafirma lo próxima que está la vida de la muerte.

Pero, sobre todo, la película regala al imaginario cinematográfico uno de los malignos más arrasadores del cine reciente, un psicópata capaz de todo por vencer al rival y demostrar quién es el más fuerte. Todo esto contado con un sentido del ritmo, del espectáculo y del entretenimiento sobresalientes, a la vez que se advierte al espectador que las decisiones que se toman pueden convertirse en malditas pesadillas.

Quien a hierro mata es una producción de Vaca Films, Atresmedia Cine y Quien a hierro mata AIE, en coproducción con la compañía gala Playtime Productions y en asociación con Sony Pictures International Productions. Se estrena hoy, 30 de agosto, en cines españoles, distribuida por Sony Pictures Entertainment Iberia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.