email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

GDYNIA 2019

Crítica: Supernova

por 

- El impactante primer largometraje de Bartosz Kruhlik, con mucha acción y diferentes lecturas, se ha estrenado en el Festival de Cine Polaco de Gdynia

Crítica: Supernova
Marcin Hycnar en Supernova

Era una preciosa mañana de domingo. El sol ya había salido, brillante y fuerte, y daba al aire un tono blanquecino. La hierba medio seca, la carretera tranquila y la vaca mugiendo: todo es bucólico en la primera escena del primer largometraje de Bartosz Kruhlik, Supernova [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, estrenado en el Festival de Cine Polaco de Gdynia. Primero, aparece una mujer dispuesta a abandonar a su marido borracho, que lleva consigo a dos niños pequeños y un pequeño bolso. El hombre intenta detenerla pero el alcohol, que ya recorre sus venas, le impide alcanzarla. En cuestión de minutos, un horrible accidente entrecruza los destinos de esta familia rota con el de un político (Marcin Hycnar), que los atropella, y el de un policía (Marek Braun), que llega a la escena. Los terribles acontecimientos son observados de cerca por los vecinos y sus smartphones. Pero su curiosidad pronto se transformará en rabia. Lo que sigue parecerá sorprendente, impactante e inevitable: la estrecha carretera se transforma en el escenario de una tragedia griega, donde una deidad cruel decide el destino de los hombres.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La estructura de la historia es admirable, ya que cada elemento de esta modesta película (con un presupuesto de aproximadamente 300.000 €) ha sido cuidadosamente diseñado. No hay gestos o decorados elegidos al azar, todo es importante y aporta información. Cada arma expuesta en la pared se disparará. Kruhlik, que también escribió el guión, tiene el control absoluto del mundo que vemos en pantalla, mientras dirige con maestría tanto a los actores principales como a los secundarios, cuyas interpretaciones van desde la más intensa a la más discreta. El reparto está compuesto por actores relativamente desconocidos (excepto Hycnar, que interpreta a un personaje público), una característica que, junto a las escenas largas, y a los escasos cortes, aumenta el realismo y la tensión de la narración. El contraste entre la luz blanca pálida y los movimientos de cámara rápidos y abruptos son obra del director de fotografía polaco Michał Dymek (Dolce Fine Giornata [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jacek Borcuch
ficha del filme
]
).

Pero Supernova es más que su puesta en escena. Kruhlik investiga el funcionamiento de las personas dentro de un grupo, cómo sus opiniones e ideas pueden ser cambiadas e influenciadas. La perspectiva y la cantidad de información que se da a las personas son cruciales para construir las mentes de los personajes. Juzgar a la ligera, tomar decisiones bajo la influencia de la bebida o de las emociones, incapacidad de ver las cosas en su conjunto (en otras palabras, los diferentes atajos que toman las personas) son antagonistas invisibles pero presentes en Supernova. La existencia de esas fuerzas invisibles que conducen e influencian el comportamiento de las personas es un tema importante para Kruhlik. Y mientras algunos son dominados por la razón o por las normas, otros deambulan y explotan en una luz cegadora.

Supernova ha sido producida por la compañía con sede en Varsovia Munk Studio y coproducida por Canal+ de Polonia. Forum Film la distribuye en Polonia, mientras IKH Pictures Promotion la representa a nivel internacional.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.