email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2019 Zabaltegi-Tabakalera

Crítica: Delphine et Carole, insoumuses

por 

- El documental de archivo de las figuras clave del cine feminista francés de los 70, seleccionado para los Premios del Cine Europeo, es una base indispensable para el discurso actual sobre el #MeToo

Crítica: Delphine et Carole, insoumuses

La cineasta francesa Callisto McNulty es la nieta de Carole Roussopoulos, feminista, pionera del cine y conocida por los trabajos subversivos, militantes, ingeniosos y divertidos que hizo en colaboración con la gran actriz francesa de la Nouvelle Vague, Delphine Seyrig, y los colectivos artísticos "Insoumuses" y "Video Out".

El documental de McNulty Delphine et Carole, insoumuses [+lee también:
tráiler
entrevista: Callisto Mc Nulty
ficha del filme
]
 explora el trabajo y la época de estas dos figuras clave, cuyo legado sigue vigente en la actualidad. El público se emocionará, se sorprenderá, se divertirá y se desanimará para luego recuperarse en esta excelente película estrenada en la sección Berlinale Forum de Berlín, que ha sido nominada a los European Film Awards y que se proyecta ahora en la sección Zabaltegi-Tabakalera del Festival de San Sebastián.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Como casi siempre ocurre en el cine, el trabajo revolucionario de Roussopoulos empezó con una tecnología nueva. En 1967, Sony lanzó la primera cámara de vídeo, la Portapak, y Roussopoulos la compró en 1969. Empezó a capturar el desarrollo del feminismo en Francia en los años 70, en particular las divertidas acciones del Movimiento de Liberación de la Mujer.

Mientras tanto, Seyring actuaba en películas como Besos robados, de Truffaut, Piel de asno, de Demy, y El rojo en los labios, de Kumel. Estas películas presentaban a mujeres sometidas a los hombres en varios aspectos y dispararon su ambivalencia hacia la interpretación debido a los estereotipos en los roles de género y a las relaciones que prevalecían en una industria dominada por hombres. Esto la llevó a Carole.

McNulty combina extractos de sus películas, varias entrevistas para la TV y una entrevista de 12 horas con Carole, realizada por Hélène Fleckinger en 2008, sin comentarios adicionales. El resultado es una película reveladora para quien no esté familiarizado con la ola feminista de los años 70, y sus raíces y resultados relacionados con la industria cinematográfica.

En Y'a qu'à pas baiser (1973), Carole muestra un aborto con buen gusto, en la época del Manifiesto de las 343 mujeres. En Be Pretty and Shut Up! (1976), las dos mujeres se van a Hollywood para hablar con actrices como Jane Fonda, Maria Schneider, Cindy Williams y Ellen Burstyn sobre sus experiencias en la industria. Pero su trabajo más impactante fue Maso et Miso vont en bateau (que podría traducirse como “Masoquista y misógino se van a navegar”). Como el “Año Europeo de la Mujer” de las Naciones Unidas terminó en 1975, la televisión francesa emitió un programa titulado “El Año de la Mujer: Gracias a Dios se ha terminado”, donde la secretaria de Estado para la mujer, Françoise Giroud, respondía a varias frases cuestionables de hombres franceses. Delphine y Carole editaron sus propias reacciones, divertidas y mordaces, y las insertaron en una grabación del programa, que luego proyectaron en cines franceses, donde circularon durante más de un mes.

En una entrevista, Seyring dice: “¿No es esto lo que siempre hemos querido? ¿Ser capaces de reaccionar a lo que se dice en la TV para que todos puedan oírlo?” Y esto es algo que ocurre en la actualidad. Por un lado, eso ayudó a que el #MeToo tuviese repercusión, pero por otro, internet desprende una misoginia sin precedentes a través de las redes sociales.

Los paralelismos y contrastes entre los contextos del movimiento feminista de los años 70 y los acontecimientos del presente son innumerables e invitan a la reflexión, tanto que una crítica extensa como esta no hace justicia a la película de McNulty y su significado.

Delphine and Carole es una coproducción entre la compañía francesa Les films de la butte, el Centre audiovisuel Simone de Beauvoir y el Institut national de l'audiovisuel, y la suiza Alva Film. MPM Premium, con sede en París, gestiona los derechos internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.