email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LONDRES 2019

Crítica: Rare Beasts

por 

- Una relación retorcida sirve de munición a la actriz Billie Piper para poner el patriarcado en tela de juicio en su audaz debut como directora

Crítica: Rare Beasts
Billie Piper en Rare Beasts

La áspera Rare Beasts, concebida como una comedia anti romántica, ha sido escrita y dirigida por Billie Piper, que también la protagoniza. Rare Beasts, narrada con estilo, se proyecta en la sección Laugh del Festival de Cine de Londres, después de su estreno en la Semana Internacional de la Crítica del Festival de Cine de Venecia. Hay elementos de la Nouvelle Vague en su edición radical y sus magníficas yuxtaposiciones e iconoclasia. Todo esto se combina con un estilo visual que aumenta el realismo, a través del uso del retrato y de su estructura elaborada. Es un debut audaz.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Piper ha diseñado Rare Beasts para que veamos el mundo a través de los ojos de Mandy, cuyos problemas de autoestima le impiden vivir plenamente. Piper, que interpreta a Mandy, se enfrenta con abnegación al diálogo hilarante, animado y controvertido. Mandy es propensa a sobreanalizarse y a preguntarse por qué no tiene una vida perfecta, o una vida imperfecta pero aceptable. Sus problemas de confianza son aparentes en la primera escena de la película, donde vemos a Mandy en una cita con su compañero de trabajo, Pete (Leo Bill). Mientras cenan, el religioso Pete afirma que se casarán dentro de un año, y Mandy acaba la noche vomitando en la calle. Es la primera señal de que la mezcla de patriarcado vergonzoso y humor visual será placentera.

El excelente guión demuestra cómo la dinámica de poder que favorece al hombre en esta relación crea sentimientos de alienación e indiferencia en Mandy. Sus batallas o demonios, según considere el espectador, se utilizan para resaltar que también son un problema social. En un ejercicio muy brechtiano, Piper va cambiando las nociones de realismo para dar una perspectiva política a través de la interpretación. Las mujeres van andando por la calle y golpeándose la cabeza. Inexplicablemente, participan en una técnica de liberación emocional, una terapia donde se golpean las zonas de energía.

En su trabajo, en una empresa de TV, los géneros están separados por líneas invisibles. Hasta el final, que cuenta con escenas coreografiadas por Alexandra Palace, la imaginería visual y las actuaciones están diseñadas para reforzar la idea de caos y revolución inminente.

Mandy también es madre soltera de un niño de siete años, Larch (Toby Woolf), y ambos viven con su madre, Marion (Kerry Fox). Es un ambiente claustrofóbico que se vuelve ruidoso cuando su padre, Vic (David Thewlis), consigue mantenerse alejado del pub. Hay amor en esta relación, como deducimos de las pistas sobre la paternidad de Larch o su crianza, que lleva a Mandy a la confusión. Pero aquí no encontramos las respuestas, a pesar de las mentiras e infidelidades; el problema es sistemático. Hay cáncer en el aire.

En la estructura episódica de la película y en su temática de cómo una relación lleva a sentimientos de alienación, hay elementos de la obra Yerma, donde Piper fue premiada por su excelente actuación. Aquí, añadiendo un guión y una dirección a su arco, intenta ampliar sus fronteras, sin arrepentimiento, indagando en una especie de realismo absurdo.

Rare Beasts es un debut notable que demanda participación activa del espectador. Aunque va de un extremo a otro, la familiaridad de ambos hace interesante la historia. Piper está preocupada por la sociedad que se ha creado y quiere cambiar, aunque esto signifique desvestirse y preguntarse si nos gusta lo que vemos.

Rare Beasts es una producción británica llevada a cabo por Western Edge Pictures Production en asociación con Ffilm Cymru Wales, 42MP, Fields Park Media Partners y Great Point Media.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.