email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BÓSFORO 2019

Crítica: Marghe and Her Mother

por 

- La última obra de Mohsen Makhmalbaf, rodada en italiano en Basilicata, echa un vistazo a la "generación líquida", pero sin la potencia de las cintas anteriores del director iraní

Crítica: Marghe and Her Mother
Margherita Pantaleo en Marghe e sua madre

Desde las calles de Teherán o las colinas de Afganistán hasta las montañas de Basilicata, el imparable Mohsen Makhmalbaf ofrece otra de sus obras colaborativas sobre la naturaleza humana. Cinco años después de abrir el Festival de Cine de Venecia con su anterior trabajo, The President [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mohsen Makhmalbaf
ficha del filme
]
, que compartía selección con Birdman, el maestro persa de 62 años nos trae Marghe and Her Mother [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, proyectada en el Festival Internacional de Cine del Bósforo. Filmada en Matera y otras localizaciones en la frontera entre Basilicata y Calabria, esta humilde película supone otro giro temático en la carrera de Makhmalbaf, que deja atrás la crítica feroz contra las dictaduras y la decodificación de la Primavera Árabe que caracterizaba The President para centrar su atención en las aberraciones de la modernidad líquida y la difícil situación de la Generación Z: "flexibilidad total sin nostalgia por la estabilidad", en palabras de Zygmunt Bauman.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Rodada en italiano, en una región a medio camino entre la modernidad y las tradiciones arcaicas (que recuerda en cierta forma a Irán y otros territorios donde se percibe esta colisión entre dos mundos), Marghe and Her Mother es una historia sobre el fracaso dentro de un sistema social y la renuncia a los valores identitarios. Claudia y Giulia (Ylenia Galtieri y Raffaella Gallo) son dos amigas y madres jóvenes, de tan solo 22 años. Después de haber sido abandonadas por sus respectivas parejas, ambas buscan un trabajo que les permita a ellas y a sus hijas continuar viviendo la vida austera a la que se han acostumbrado. Una de ellas es Margherita, o Marghe (Margherita Pantaleo), una niña muy inteligente a la que el director de Teherán y su esposa, la coguionista Marziyeh Meshkini, otorgan un nivel de sabiduría y capacidad de razonamiento tan agudo que casi se presenta como una figura simbólica (que podemos asociar fácilmente con una generación futura en la que la sociedad aún puede depositar sus esperanzas). En una escena bastante evocadora, Marghe sube a la torre de la Iglesia de Santa Maria di Idris y toca las campanas mientras mira hacia una ciudad que parece estar dormida (o peor, muerta).

Después de caer en el clásico engaño del casting falso para una película, Claudia y Giulia conocen a dos chicos (Paolo C. Santeramo, Danilo Acinapura) con el mismo problema que ellas: necesitan encontrar un trabajo. Juntos intentan buscar una solución, y se les ocurre la terrible idea de robar cachorros para pedir un rescate. Mientras tanto, Margherita queda al cuidado de una vecina muy devota que se rodea de estatuas de la Virgen María, y pronto la vemos debatir sobre la existencia de Dios con otros niños. El grupo de secuestradores caninos se convierte en el principal objetivo de la policía local y, llegados a este punto, la historia toma un giro autobiográfico: durante el reinado del Shah de Persia, Makhmalbaf formó parte de un grupo clandestino y acabó en prisión por atacar a un policía cuando tenía solo 17 años, un episodio que inspiró una de las obras más intensas del director, Un Momento de Inocencia, estrenada en 1996.

Las habilidades interpretativas de los protagonistas son limitadas, pero el uso de actores no profesionales ya es parte indispensable de la poética del cine de autor iraní, en particular de las obras de Makhmalbaf, como lo es la tendencia a recurrir a niños actores y a reflexionar sobre los problemas sociales que afectan a las capas más humildes de la sociedad. Las aportaciones de Marziyeh Meshkini al guion añaden un fuerte elemento de “sororidad”, sin perder la conexión con el neorrealismo italiano. Sin embargo, en Marghe and Her Mother no sentimos la misma urgencia y veracidad que en los trabajos previos del director. La fuerza dramática y el impacto de los temas que trata se desvanecen en medio de situaciones artificiales y demasiado extendidas, los diálogos carecen de credibilidad y la película presenta una referencia ambigua sobre la religión católica como refugio para quienes han perdido la esperanza.

Marghe and Her Mother es una producción de Makhmalbaf Film House a cargo de Maysam Makhmalbaf, hijo del realizador, en coproducción con la italiana Allelammie, la Matera-Basilicata Foundation 2019 y RAI Cinema, y en colaboración con la Lucana Film Commission.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.