email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ASTRA 2019

Crítica: Teach

por 

- La película de Alex Brendea sobre el sistema educativo rumano se hizo con el Premio a Mejor Documental Rumano en el Astra Film Festival

Crítica: Teach
Dorin Ioniţă en Teach

Después de su estreno mundial en la 26ª edición del Astra Film Festival, el documental Teach, del director rumano Alex Brendea, se ha hecho con el Premio a Mejor Documental Rumano (leer más). Teach también se presenta esta semana en el Festival de Ji.hlava, donde compite en la sección Between the Seas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Hay pocos documentales con una dirección tan discreta como Teach, y menos aún donde se explore la psicología de su protagonista con mayor respeto. A veces, la consideración que demuestra un director por la sensibilidad del personaje principal puede constituir un lastre, pero no en Teach. Estamos ante un documental que arroja luz sobre el defectuoso sistema educativo rumano y sobre un personaje que ofrece una solución muy personal a un enfoque anticuado de la enseñanza.

La película no es un análisis del sistema educativo rumano como tal, sino la historia de Dorin Ioniţă, un maestro de Matemáticas que, hace una década, se dio cuenta de que nunca lograría cambiar el sistema desde dentro, por lo que decidió abandonar su trabajo en una escuela para abrir una academia extremadamente informal en su propia casa, en un pequeña ciudad de provincias. Allí lo vemos rodeado de estudiantes de distintas edades, que escriben escrupulosamente en sus cuadernos. Con su carácter rotundo y jovial, autocrítico e inmensamente honesto, el profesor consigue convertirlos en un auténtico equipo, preparándose para una competición cuyo trofeo es el conocimiento.

De nuevo, pocos documentales resultan más esperanzadores que Teach. La película profundiza en la esencia misma de la enseñanza, explorando cómo la influencia de un modelo de referencia, un pequeño apoyo, puede cambiar la vida de un joven. Al margen de un sistema educativo que actúa como una fotocopiadora, generando mentes impresas con la misma información, Ioniţă es un pintor atento y talentoso, consciente de que cada lienzo es diferente, y actuando en consecuencia.

Pero Teach no trata acerca de las matemáticas, y tampoco se centra exactamente en la enseñanza. Teach es una película sobre la comprensión, como un baile entre dos personas diferentes que buscan el mismo ritmo. Resulta verdaderamente emocionante ver cómo, gracias a la guía de Ioniţă, cada estudiante logra encontrar su lugar, un lugar desde el que construir su propio conocimiento. Al ver Teach, entendemos que cada problema tiene una solución.

Sin llegar a convertirse en una especie de embajador de su materia, Ioniţă predica sobre la estructura y el orden, sobre la planificación, la deconstrucción de un problema y la búsqueda de soluciones. Habla acerca de ecuaciones, funciones y logaritmos, porque sus alumnos tienen que estudiarlos, pero su mensaje se eleva por encima de estos conceptos, abriendo un abanico que cubre todas las áreas del conocimiento.

En un mundo ideal, todos los profesores deberían ver la película, ya que muestra de forma humorística, y también conmovedora, que la enseñanza no consiste en proporcionar información, sino en ayudar a comprenderla. Por culpa de currículos tedioso y obsoletos, ingentes cantidades de trabajo y diversas frustraciones, muchos profesores acaban olvidándose de la esencia. Es una suerte que Ioniţă esté ahí para recordarles su vocación, así como la gran recompensa que supone ayudar a abrir las mentes (y las almas) de los más jóvenes.

Teach es una producción de la rumana Luna Film. El documental tendrá su estreno doméstico en 2020.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.