email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ZINEBI 2019

Crítica: Verdict

por 

- Esta coproducción entre Francia y Filipinas, escrita y dirigida por Raymund Ribay Gutiérrez, muestra con tremendo realismo un caso brutal de maltrato doméstico y su siguiente -y kafkiano- juicio

Crítica: Verdict
Max Eigenmann en Verdict

Presentada en la sección First Film de la edición número 61 de Zinebi -Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao, lo primero que provoca Verdict [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, película producida entre compañías de Francia y Filipinas y que ha escrito/dirigido Raymund Ribay Gutiérrez, es un gran estremecimiento, pues el espectador es testigo, al inicio de su metraje, de una brutal agresión a una mujer y madre por parte de su marido, borracho, en la que también acaba malherida su hija de seis años. El ataque, de un violencia extrema dada las dimensiones pequeñas del hogar donde transcurre y con la cámara muy cerca de sus protagonistas, incomoda fuertemente a quien la observa: los ambientes y físicos que retrata son de un realismo –y sordidez- aplastante, hasta el punto de provocar cierta confusión entre ficción y documental, por la verosimilitud -lindante con el reporterismo- de una trama cuya fuerza denunciadora de la situación insostenible que viven muchas víctimas de la violencia de género se ve empañada por el abuso del subrayado dramático y violento de la puesta en escena.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Obviamente, las barreras temáticas y narrativas hoy día han sido dinamitadas en el audiovisual y, una vez aceptadas esas no reglas, el espectador de Verdict contempla cómo la recreación de un proceso judicial contra un maltratador en Filipinas es algo cercano al infierno, sobre todo para la víctima, que debe codearse contra su agresor continuamente. Este film -que cuenta con el apoyo de Brillante Mendoza, es el candidato de este país asiático a los próximos Oscar (leer más) y ha pasado por los festivales de Toronto y Venecia (donde obtuvo el premio especial del jurado en la sección Orizzonti)- también acaba delatándose con algunos resbalones de guion, que restan credibilidad al hiperrealismo de su puesta en escena, como sucede con el diálogo en el que participa la hija del matrimonio o un final donde un hecho incierto y no explicado da un giro mortal al desenlace.

Verdict, película dialogada en tagalo e inglés, es una producción de Centerstage Productions y Films Boutique Production. Su filial Films Boutique se ocupa de su distribución y ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.