email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IFFR 2020 Competición Tiger

Crítica: Piedra sola

por 

- La ópera prima del argentino Alejandro Telémaco Tarraf es una ficción etnográfica sobre la odisea física y sobrenatural de un pastor andino encomendado a la Pachamama

Crítica: Piedra sola

El cortometrajista argentino Alejandro Telémaco Tarraf estrenó su primer largometraje Piedra sola [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
en la Competición Tiger de la 49ª edición del Festival de Róterdam. A medio camino entre el documental etnográfico y la ficción más contemplativa que dramática –escrita a cuatro manos por el director novel y Lucas Distefano–, Piedra sola reproduce los mitos, las costumbres religiosas y las conductas cotidianas de una comunidad rural anclada en las montañas a cuatro mil metros sobre el nivel del mar, en la frontera del norte de Argentina con Bolivia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

La ópera prima de Tarraf constituye un retrato digno y honesto de la cosmovisión de los Andes, protagonizado por los miembros de una comunidad rural andina interpretándose a ellos mismos. Esta película sin presencia de actores profesionales ficcionaliza la vida de uno de los pastores que habitan en esa región. La trama de Piedra sola pone en escena la odisea física y sobrenatural que emprende Fidel (Ricardo Fidel Tolaba) para mediar con el puma que está devorando sus llamas. El film de Tarraf deviene una sucesión de rituales, sacrificios y ofrendas que Fidel realiza a la Pachamama para comunicarse con el espíritu invisible del puma; un ente sobrenatural que para otros miembros de la comunidad simbolizaría la reencarnación de sus ancestros. La inmersión atmosférica en el diseño de sonido de Leonardo Cauteruccio junto al persistente uso de lentes anamórficas en la fotografía a cargo de Alberto Balazs, que recuerdan al trabajo del director de fotografía Alexis Zabe en Post Tenebras Lux [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
de Carlos Reygadas, consiguen convertir todo el metraje de film en una suerte de trance espiritual.

Piedra sola revela la convivencia entre el mito y la realidad en la cosmovisión andina, en contraposición a la llana interpretación occidental de los hechos naturales. La película, además, esconde un sinfín de episodios simbólicos. Tales como su prólogo visualmente espectacular de un caballo sobrecogido por la acechante tormenta eléctrica, o una de las escenas finales en las que el protagonista carga un cadáver hasta su incineración. La misteriosa y a veces indescifrable Piedra sola resulta un ejercicio etnográfico notable que embellece y dignifica las creencias y costumbres andinas.

Piedra sola ha sido producida por la compañía argentina Viento Cine y la británica Balazstarraf. Su realización ha sido posible con el apoyo financiero del Doha Film Institute, INCAA, Buenos Aires Talents, Cancillería Argentina y Bienal of Young Artist in Buenos Aires.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy