email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

DOCPOINT 2020

Crítica: Colombia in My Arms

por 

- Un tema interesante recibe un tratamiento desordenado en este documental de Jenni Kivistö y Jussi Rastas

Crítica: Colombia in My Arms

Colombia in My Arms [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Jenni Kivistö y Jussi Rastas, ha participado en la presente edición de DocPoint, tras su estreno mundial en el Festival de Cine de Göteborg. El documental muestra el proceso de desarme que siguió al tratado de paz firmado en 2016 entre el gobierno colombiano y el grupo guerrillero FARC. El proceso no ha sido fácil tras 50 años de conflicto, y como no se encontraron soluciones inmediatas, la lucha continúa (aunque ahora es diferente).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Los jóvenes directores, que han pasado un tiempo en Colombia, son ambiciosos: van desde la selva hasta el parlamento, lleno de políticos aburridos y absortos en sus teléfonos móviles. No tardamos mucho en comprender que a pesar de las palabras bonitas, los acuerdos egoístas son más importantes que la paz real; y el poder todavía permanece en manos de unos pocos, por lo que no hay novedades. Pero por cada escena buena o mención sorprendente a La cena de los idiotas o a la deliciosa Amélie [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Jean-Pierre Jeunet, donde una persona desea “ser como esa película donde la gente intenta hacer el bien de varias formas diferentes”, hay algo que no convence.

No es fácil criticar una película que se ha anunciado como “un recuerdo a los que perdieron la vida como consecuencia del conflicto armado o defendiendo la paz en Colombia”, pero se hace mucho más larga que sus 90 minutos de duración. Sin olvidar el desorden, ya que el dúo de directores intenta abarcar varias perspectivas mientras sacrifica la profundidad del relato, a pesar de un comienzo prometedor que muestra los sentimientos encontrados de personas que todavía limpian su rifle antes de entregarlo a cambio de integración política. Y en consecuencia, el campamento está abarrotado, lleno de cigarrillos y de nuevos peinados; pero hasta en ese momento, hay demasiadas imágenes de armas, que reposan contra los árboles o junto a la pasta de dientes, tan fotogénica. Como si alguien necesitara un recordatorio adicional de que, durante todos estos años, se usaron con frecuencia.

El conjunto no parece una película, ya que algunas personas olvidan no mirar a la cámara y una de ellas cree formar parte de una película de gangsters de Martin Scorsese mientras suelta frases pretensiosas que no parecen reales. Es vergonzoso, ya que Kivistö y Rastas consiguen visitar algunos lugares interesantes, pero su película parece un reportaje de televisión. “El tratado de paz no significa que ya estemos en el poder”, dice una de las frases, y cuanto más aprendes sobre el tema, más luchas por sentir la emoción.

Colombia in My Arms ha sido producida por Markku Tuurna para la compañía finlandesa Filmimaa, junto con la noruega Medieoperatørene, la danesa Hansen & Pedersen Film og Fjernsyn y la francesa Les Films d'Un Jour. Se ha hecho en colaboración con Yle, France Télévisions, DR2 y NRK.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy