email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2020 Panorama

Crítica: Semina il vento

por 

- BERLINALE 2020: En el segundo largo del italiano Danilo Caputo, una joven apasionada de la agronomía y las tradiciones ancestrales se rebela contra la corrupción de la naturaleza y de las almas

Crítica: Semina il vento
Yile Yara Vianello en Semina il vento

“La mentalidad de las personas está contaminada”, “La enfermedad es el síntoma de algo más grande”. Estamos en el corazón de Apulia, en el golfo de Tarento, sobre una tierra italiana con muchos contrastes donde el humo de grandes complejos siderúrgicos envuelve un paisaje que une el mar con un campo árido, que alberga olivares centenarios atacados por la bacteria Xylella fastidiosa. Así es el sugerente decorado de Semina il vento [+lee también:
tráiler
entrevista: Danilo Caputo
ficha del filme
]
, de Danilo Caputo, presentada en la sección Panorama de la 70ª Berlinale, una película que mezcla realismo social con el retrato de una joven protectora de la naturaleza, que explora las tradiciones ancestrales paganas de la región frente a la destrucción que ha traído la modernidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El cineasta y Milena Magnani despliegan una ambiciosa intriga, a través de la mirada y las impresiones de Nica (la carismática Yile Yara Vianello, la joven protagonista Corpo Celeste [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Alice Rohrwacher
ficha del filme
]
, de Alice Rohrwacher). A los 21 años, la estudiante de agronomía abandona repentinamente Roma (por razones desconocidas) y vuelve a Apulia, a la casa de sus padres, Demetrio (Espedito Chionna) y Rosa (Caterina Valente). Ellos, acorralados en una zona económicamente desfavorecida donde la juventud decide emigrar, esperan con impaciencia el sacrificio de los árboles y la indemnización que el Estado ha prometido a los propietarios afectados desde hace tres años por “la lepra de los olivos”. Una perspectiva que Nica rechaza, por lo que decide iniciar en solitario una investigación científica para restablecer el equilibrio de la naturaleza con un insecto antagonista al Liothrips caeruleus que carcome los olivos. Esta fe en el futuro se apoya en el vínculo que mantiene la joven con las creencias heredadas de su abuela “bruja”, simbolizadas por una cripta que alberga un misterioso peñasco de la fertilidad. ¿Pero esto será suficiente para comprender el apetito de los depredadores?

El segundo largometraje del cineasta descubierto en 2014 con La mezza stagione [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
consigue sumergir al espectador en las sensaciones de Nica cuando escucha a la naturaleza (los árboles crepitan, las hojas parecen cobrar vida con el viento), gracias a un buen trabajo de sonido, de atmósfera y de fuertes contrastes visuales (el griego Christos Karamanis ejerce como director de fotografía). El propósito de la película, inteligente, instructiva y con una delicada mezcla de géneros, es el vehículo ideal para su actriz principal en detrimento de unos secundarios monolíticos. En esta época de amenazas sobre el equilibrio ecológico del planeta, Semina il vento nos recuerda en el momento exacto que las fuerzas de la naturaleza disponen de una potente reserva de energía capaz de reaccionar contra las agresiones y la corrupción, siempre que alguien tenga un mínimo de fe en el futuro.

Semina il vento ha sido producida por la compañía francesa JBA Production, la italiana Okta Film y la griega Graal, y coproducida por RAI Cinema. Pyramide International gestiona las ventas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.