email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2020 Competición

Crítica: Siberia

por 

- BERLINALE 2020: Después de Tommaso, Abel Ferrara vuelve con otra película reflexiva, una colección de pesadillas freudianas e insensateces que pueden divertir mientras no se tomen demasiado en serio

Crítica: Siberia
Willem Dafoe en Siberia

Después del biopic Pasolini [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Abel Ferrara
ficha del filme
]
(2014), Abel Ferrara ha dirigido tres documentales y Tommaso [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Abel Ferrara
ficha del filme
]
, una cinta (semi)autobiográfica en la que Willem Dafoe interpreta a un envejecido director de cine que debe enfrentarse a sus propios demonios. Con Siberia [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que ha tenido su estreno mundial en la competición oficial de la Berlinale, Ferrara parece continuar en la misma línea reflexiva, con un resultado más atractivo y delirante.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En Siberia es difícil distinguir entre la realidad y el sueño, entre la pesadilla, la alucinación y los recuerdos, pero los primeros 15 minutos de la película podrían ser un buen punto de partida: Clint (Dafoe) vive en una cabaña en medio de un bosque cubierto de nieve, en un lugar sin determinar, donde regenta un bar vacío y destartalado. Su primer cliente es un inuit (tal vez el mismo sobre el que Tommaso planeaba hacer una película), cuyo idioma no entiende. No obstante, la selección de bebidas disponibles es tan escasa que no necesita más de un minuto para llegar a la conclusión de que el huésped quiere ron y té.

Sin embargo, con los próximos clientes la situación comienza a volverse extraña, por decirlo de alguna forma. Una joven y una anciana entran al local y empiezan a hablar en ruso, sin subtítulos. El protagonista les sirve té y ellas piden vodka, momento en el que Clint decide unirse a ellas. En ese momento se da cuenta de que la babushka (abuela) afirma que la joven está embarazada y que Clint es el padre. Cuando la chica abre su vestido, el protagonista se arrodilla para besar su vientre y acariciar sus senos.

A continuación, la película presenta una serie de visiones, sueños o alucinaciones en las que Clint se enfrenta a su padre (interpretado por Dafoe, con espuma de afeitar en la cara), su madre (en una escena literalmente edípica), su exmujer y su hijo, así como una sucesión de lo que suponemos que son antiguas amantes, pero también personajes arquetípicos como un mago, un profesor y un monje, además de un variado catálogo de figuras surrealistas, como una enana desnuda en silla de ruedas.

Aunque el título de la película sugiere un ambiente frío e invernal, se trata tan solo de una de las múltiples ubicaciones de la historia, que incluye otros parajes inhóspitos como un oasis en el desierto (donde el protagonista llega acompañado por los huskies que previamente habían estado tirando de su trineo), una cueva oscura, una habitación en la que un grupo de punkis patea y empuja un altavoz hasta que un niño (suponemos que un joven Clint) cae al suelo, y un campo de exterminio marcado por la tortura.

Cuando una película presenta una trama tan escasa, es difícil juzgar sus méritos narrativos, aunque tampoco es mucho más fácil valorar sus logros técnicos. Sin embargo, el trabajo de cámara y la iluminación de Stefano Falivene se adaptan fielmente a los cambios de atmósfera, unos cambios que podemos prever fácilmente gracias a la ecléctica banda sonora de Joe Delia.

En términos generales, Siberia funciona mucho mejor que Tommaso, especialmente si no nos la tomamos demasiado en serio y nos dejamos llevar. Incluso una propuesta (pseudo)freudiana como esta resulta menos autocomplaciente que su sobrecargada y ambiciosa predecesora. En esta ocasión, cuando la película termina con un pez citando a Nietzsche en alemán, al menos nos damos cuenta de que hemos pasado un buen rato, aunque tal vez demasiado accidentado.

Siberia es una coproducción entre las italianas Vivo Film y RAI Cinema, la alemana maze pictures y la mexicana Piano. The Match Factory se hace cargo de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.