email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2020 Competición

Crítica: The Roads Not Taken

por 

- BERLINALE 2020: La competidora por el Oso de Oro de Sally Potter es un retrato de un escritor atrapado en su mente por una enfermedad, sostenida por la espléndida interpretación de Javier Bardem

Crítica: The Roads Not Taken
Javier Bardem y Elle Fanning en The Roads Not Taken

Escritores de todo el mundo —los buenos, los malos y los desconocidos— tienen algo en común: pasan mucho tiempo dentro de su cabeza, rodeados de personajes que no existen y acontecimientos que no ocurren pero que ellos sienten como reales. Por este motivo, es irónico que la nueva película de Sally Potter, The Roads Not Taken [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que compite en la 70ª edición de la Berlinale, tenga como protagonista a un hombre especializado en la palabra escrita, Leo (Javier Bardem), que se encuentra atrapado en su propia mente (no por elección, sino por una condición similar a la demencia). Su hija de veinte años (Elle Fanning) cuida de él, acompañándolo a sus citas con el médico y asegurándose de que está bien.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película empieza con una pantalla en negro y un molesto zumbido que nos resulta familiar, pero no sabemos lo que es. Así es como Leo se enfrenta al mundo: no está ciego pero tampoco puede ver bien lo que ocurre ante sus ojos, desde que se hundió en las profundidades de sus recuerdos. Y el mundo exterior parece un zumbido molesto y desagradable.

Dos momentos de su vida lo persiguen: una tragedia que le ocurrió a él y a su primera esposa (Salma Hayek), y su encuentro, años después, con una chica que le recordaba a su hija. Encerrado en su mente, atrapado en una especie de purgatorio bíblico, Leo se enfrenta a la culpa, al remordimiento y al dolor: emociones que con toda probabilidad evitaba en su vida anterior a la enfermedad. Su mundo interior parece dolorosamente cercano y presente, ya que Potter lo muestra con realismo; y sólo usa la paleta de colores y el maquillaje de Bardem para insinuar dónde se encuentra.

La hija de Leo intenta por todos los medios llegar a él y mantenerlo conectado al mundo exterior. Su dedicación es conmovedora pero también se reduce a la simple frase “Lo hago porque eres mi padre”, por lo que a veces es difícil conectar con su personaje. Lo más destacado de la nueva película de Potter es la interpretación de Bardem, que expresa a la perfección la desesperación de Leo, la tristeza y la ausencia. Su viaje —o, mejor dicho, su incapacidad de avanzar— armoniza con uno de los temas favoritos de Potter: la transición. A diferencia de Still Alice, donde el personaje de Julianne Moore sucumbía al Alzheimer, aquí la historia se centra en imaginar lo que supone padecer un daño cerebral y estar completamente desconectado del mundo exterior.

Esta interesante elección artística también es arriesgada porque resulta difícil comprender a Leo y empatizar con él. Como consecuencia, el público puede ser más propenso a comprender la perspectiva de los médicos, que no ven a Leo como una “persona real” y hablan directamente con la familia en lugar de intentar comunicarse con su paciente. Ver The Roads Not Taken es una experiencia algo frustrante, pero muy acertada: refleja lo que es tener a un familiar que sufre un daño cerebral. El reino de la mente es misterioso y la película de Potter da un paso más para comprenderlo.

The Roads Not Taken es una coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos escrita por Sally Potter y producida por Christopher Sheppard, a través de Adventure Pictures. HanWay Films en el ámbito internacional.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.