email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LUXEMBURGO 2020

Crítica: Cuentos del río

por 

- El primer documental independiente de la luxemburguesa Julie Schroell deja un potente poso que revela el talento de su directora

Crítica: Cuentos del río

En Cuentos del río [+lee también:
tráiler
entrevista: Julie Schroell
ficha del filme
]
, no hay ninguna imagen de Daniel Ortega, presidente de Nicaragua desde hace catorce años: señalado por su corrupción y autoritarismo, intentó relanzar el proyecto insensato de un canal interoceánico que atravesara el país para unir el Atlántico con el Pacífico, y rivalizar con su vecino panameño. Ni tampoco del multimillonario chino Wang Jing, presidente de la HKDN Nicaragua Canal Development. Convertido en un faraón de la era moderna a la cabeza de esta obra titánica de 40 millones de dólares, Wang prometió infinitas ventajas económicas para el país y sus habitantes, antes de desaparecer en 2015 debido a la caída de la bolsa china. El sueño de ese canal en las aguas del río San Juan se remonta a 1524, cuando el conquistador Hernán Cortés buscaba la manera de dominar el mundo…

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Sin embargo, las caras de estos supuestos héroes ausentes en la película proyectada en el Luxembourg City Film Festival, pesan en el subtexto. Es uno de los puntos fuertes del discurso de Julie Schroell, que siempre privilegia la sugerencia a la denuncia directa. La directora dota a su documental político (y ecologista) de un tono lírico y a veces evanescente, cercano a la fábula, como muestran sus lentas panorámicas del río al son de una melodía dulce. 

El San Juan, que atraviesa gran parte del país, es grabado con una calma extendida, a veces aplacada, pero también herida. Sus aguas turbulentas, que antes fueron claras, simbolizan para los nicaragüenses 500 años de colonización y de explotación de los recursos naturales. Para sus miles de ribereños, pescadores sin empleo, San Juan representa también un futuro que no ha llegado a concretarse. Entre las familias a las que sigue la directora, un hombre deja su hogar todas las semanas para irse a trabajar a Costa Rica, donde la situación económica es más favorable. Bajo la mirada perpleja y de admiración de su hijo, el hombre sube a un barco junto con otros trabajadores víctimas de una situación que escapa a su control. En este contexto, ¿cómo recuperarán las futuras generaciones el control de su país, de sus tradiciones?

Julie Schroell graba con una gracia y una delicadeza fuera de lo común a la juventud repartida a orillas del río. Son el futuro de su país, la nueva generación de esta nación de hombres y mujeres acostumbrados a las mentiras. Cuentos del río recoge las caras de los niños del río en el momento en que empiezan a comprender.

Allí, la directora encuentra a Yemn Jordan Taisigûe López, un profesor de teatro que monta una obra de teatro con los niños del lugar sobre la historia del río en la época de la conquista española. El personaje es fascinante por su sentido de la pedagogía y su conocimiento de la historia del país. Pero las representaciones teatrales son, ante todo, una oportunidad de examinar en los aprendices de actores los gestos reveladores de su toma de consciencia histórica, política y social. Como cuando un adolescente viste un traje indígena para representar a sus ancestros más antiguos: su mirada pensativa muestra una comprensión repentina de la situación, que supera la simple obra de teatro. Lo encontramos más tarde tumbado en el suelo, con los ojos cerrados, participando en un ejercicio que consiste en imaginar las orillas vírgenes del río antes de la llegada de los conquistadores: una secuencia sublime (acompañada de imágenes que muestran las aguas del San Juan sumergidas en una bruma y un bosque abundantes) que muestra la fuerza de la película. Una forma poco sutil de recordarnos que Nicaragua es el cuarto país del mundo más amenazado por el cambio climático…

Cuentos del río, producida por Jesus Gonzalez-Elvira de Calach Films, es un documental valioso y necesario. Su estética delicada y trabajada nos regala un bello momento de cine.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy