email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2020 Fuera de competición

Crítica: Final Account

por 

- VENECIA 2020: Luke Holland pasó los últimos diez años de su vida recogiendo testimonios de alemanes y austríacos que vivieron el Tercer Reich

Crítica: Final Account

El documental Final Account [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, donde aparecen los recuerdos sobre la Alemania nazi de aquellos que presenciaron el ascenso y la caída de Adolf Hitler, tardó una década en completarse. Un intertítulo nos informa de que el cineasta británico Luke Holland, cuya obra incluye la serie en cinco partes para la BBC Storyville, A Very English Village, I Was a Slave Labourer y Good Morning Mr Hitler, empezó a entrevistar para la película en 2008. Desafortunadamente, el notable realizador de documentales y fotógrafo, que además interpretó a uno de los protagonistas en el largometraje de Amos Gitai Eden, murió el 10 de junio tras una batalla contra el cáncer. Para entonces ya había completado la película y sabía que se estrenaría Fuera de Competición en el Festival de Cine de Venecia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Holland filmó más de 250 entrevistas con austríacos y alemanes octogenarios y nonagenarios. Hombres y mujeres de toda condición, algunos de ellos miembros de las SS, combatientes de las Wehrmacht, guardas en campos de concentración o testigos civiles silenciosos. De entrada, el documental está dividido en secciones que detallan importantes eventos, como la Kristallnacht. Es una letanía de cómo los nazis marginaron a los ciudadanos judíos durante el Tercer Reich.

Cabezas parlantes, filmadas en sus hogares, ofrecen su versión de los hechos, y Holland cuidadosamente muestra cómo viven ahora. No la hace explícita, pero crea una yuxtaposición entre los que fueron parte del régimen y pudieron salir adelante haciendo borrón y cuenta nueva tras su participación, y los que murieron durante el Holocausto.  ¿Está bien? es una pregunta peliaguda, y Holland subraya un abanico de respuestas. Según los entrevistados empiezan a hablar, sus palabras son acompañadas por metraje de archivo y fotografías con señales prohibiendo a personas judías. Es un contexto que hiela la sangre. Sin embargo, Final Account no es lo poderosa que debería, porque el método tiene algo de prosaico. Desde una perspectiva formal y narrativa, al documental le falta un centro de gravedad. Quizás es inevitable, dado que Holland está tratando de ser fáctico.

Otro asunto peliagudo es más subjetivo. ¿Cuál es el propósito social de estas entrevistas, hoy? En particular con aquellos entrevistados que parecen tener problemas encontrando sus palabras o recuerdos. Es una pregunta que Holland aborda en el acto final de la película, donde cuestiones de remordimientos y culpa son planteadas más directamente. Uno de los entrevistados cree que el partido nazi podría haber triunfado si hubiese escogido deportar a los ciudadanos judíos a otros países, en lugar de asesinarlos. Es una perspectiva horripilante. Al haber escogido a empleados del banco y trabajadores ordinarios, Holland muestra como la gente puede dejarse llevar por los acontecimientos y formar parte de algo incluso siendo benditamente ignorantes sobre sus ramificaciones. ¿Esto les hace inocentes? Es una gran pregunta.

En el acto final, va más allá y demuestra como el cáncer del odio racial sigue vivo hoy y ha sido absorbido por otras generaciones, que ahora regurgitan el mensaje. Es por lo que recordar la historia es una necesidad constante, especialmente para las nuevas generaciones. La mejor escena ve a Holland dejar atrás el formato de las cabezas parlantes y mostrando a jóvenes cuyas caras han sido omitidas haciendo preguntas sobre un exnazi en torno a una mesa de oficina. El desenlace de la reunión es inesperado.

En su conjunto, Holland ha creado un documento esencial, pero eso no lo hace necesariamente un documental esencial.

Final Account es una presentación de Participant de una producción de Zef Productions y Passion Pictures (ambas británicas). Cinephil, Submarine Entertainment y Participant gestionan sus ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Angélica Ramos)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy