email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2020 Orizzonti

Crítica: Guerra e pace

por 

- VENECIA 2020: Massimo D'Anolfi y Martina Parenti invitan a reflexionar sobre la relación entre cine y guerra, a través de los lugares de conservación y la restauración de las imágenes

Crítica: Guerra e pace

Manos enguantadas reposicionan negativos en placas fotográficas de cristal tallado. Ojos atentos usan herramientas sofisticadas para analizar imágenes de guerra mostrando el espectro completo de colores visibles. Estamos en los laboratorios Fotocinema de Roma, situado en el Istituto Luce Cinecittà y en el Centro Sperimentale di Cinematografia - Cineteca Nazionale, donde Massimo D'Anolfi y Martina Parenti grabaron Guerra e pace [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, que actualmente compite en la sección Orizzonti del Festival de Cine de Venecia 2020. Cinco minutos después, los créditos de apertura siguen apareciendo y, sin embargo, las imágenes de los ataques aéreos, los “rebeldes” siendo colgados y la infame Ejecución de Saigón de un prisionero del Vietcong —un símbolo de los horrores de la Guerra de Vietnam— ya han dejado helado al espectador.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Guerra e pace es una invitación a reflexionar sobre la relación entre imágenes y conflicto, sabiendo que el cine se ha interesado por la guerra desde su nacimiento, y que dicho interés se ha expandido en varias direcciones: películas de propaganda; obras pacifistas que, sin embargo, aprovechaban la estética de la guerra y el placer perverso de observar la violencia; militantes, documentales de denuncia… Mientras que en el pasado, un documental como Yenín, Yenín, de Mohammad Bakri —que narraba la destrucción de un pueblo palestino por parte del ejército israelí—, se transformó en un asunto diplomático y legal que sigue vigente 18 años después; los testimonios de personas como Frédéric Rossif o Joris Ivens se han transformado en imágenes grabadas con smartphones de los participantes en la Primavera Árabe. En su película de hace dos años Ellos no envejecerán [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, Peter Jackson ofrecía su propia interpretación de la Primera Guerra Mundial, usando las nuevas tecnologías para dar color y sonido a imágenes sacadas del archivo del Museo Imperial de la Guerra. En Notturno [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Gianfranco Rosi
ficha de la película
]
, que compite en Venecia, Gianfranco Rosi busca hablar de conflictos actuales, con imágenes grabadas en las fronteras entre Siria, Iraq, Kurdistán y Líbano.

Sin embargo, D'Anolfi y Parenti (que regresan a Venecia después de una experiencia similar con Spira Mirabilis [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, premiada en la Competición Oficial en 2016), toman como punto de partida un pasado más lejano, empezando por los primeros años del cine y el ataque criminal de Italia contra Libia en 1911, una zona que todavía hoy está muy lejos de alcanzar la paz. La grabación, llevada a cabo por un operador de cámara desconocido, carece de objetividad pero se puede percibir una dignidad ofensiva en las caras de los vencidos. La película se divide en cuatro capítulos —el pasado lejano, el pasado reciente, el presente y el futuro— y se mueve entre los laboratorios de restauración y la unidad de crisis de Ministerio Italiano de Asuntos Exteriores, donde unos mapas actualizados señalan las zonas en conflicto. Por último, llegamos a la ECPAD, la agencia de imágenes y archivos históricos del Ministerio de Defensa francés. Aquí, un grupo de soldados aprenden a “usar” y a sacar el máximo partido a las fotografías de guerra, mientras sus colegas de la Legión Extranjera se entrenan para el combate. Nos recuerda a La batalla de Argel, de Gillo Pontecorvo, que responsabilizaba a París por su pasado colonial y fue prohibida en Francia durante muchos años.  

La idea central del documental de D'Anolfi y Parenti es convertir en protagonistas a los lugares que albergan las fotografías de la guerra. Como podemos apreciar en el último capítulo, grabado en los archivos de la Cruz Roja Internacional, con sede en la Cinemateca Suiza, en Lausana, donde la importancia de conservar la memoria es cada vez más importante.  

Guerra e pace ha sido producida por Montmorency Film junto con RAI Cinema, Lomotion y SRF Schweizer Radio und Fernsehen / SRG SSR, con el apoyo de MiBACT, entre otros. Taskovski Films gestiona la distribución internacional. Istituto Luce Cinecittà y Montmorency Film se encargan de su distribución en Italia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy