email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2020 TIFF Docs

Crítica: Lift Like a Girl

por 

- El primer largometraje documental de Mayye Zayed se centra en jóvenes mujeres que sueñan con convertirse en campeonas de halterofilia

Crítica: Lift Like a Girl

Dado que su nombre suena como el de un superhéroe, es lógico que Capitán Ramadan, el entrenador en el centro de la escena de un grupo egipcio femenino de halterofilia – y del documental Lift Like a Girl [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, presentado en la selección TIFF Docs del Festival Internacional de Cine de Toronto – sea un protagonista tan exuberante. Durante más de dos décadas, ha entrenado a mujeres a levantar pesas en Alejandría. Su hija, Nahla Ramadan, es una de las atletas más famosas de Egipto, y ha entrenado a Abeer Abdel Rahman, la primera mujer árabe en convertirse dos veces campeona olímpica. Como dice un maestro de ceremonias al presentar a alguien que va a participar en una competición y cuyo entrenador es Capitán Ramadan: “Ha formado a tantas campeonas que hemos perdido la cuenta.”

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Conocemos a Capitán Ramadan a través de los ojos de Zebiba, una adolescente de 14 años con gafas que sueña a lo grande. La directora Mayye Zayed sigue a Zebiba durante cuatro años, mostrando sus esfuerzos para aumentar su propio peso e incluso más. ¿Será ella la nueva campeona? Esto es algo que Zayed no se cuestiona mucho. Lo que más le interesa a la directora son las vidas de las chicas que rodean a Zebiba y lo que les hace perseguir este sueño, cueste lo que cueste.

Lo que es inmediatamente extraordinario es que Capitán Ramadan ha alcanzado todo este éxito entrenando a campeonas con las mínimas instalaciones. Cualquier sitio es bueno para su trabajo: un gimnasio al aire libre en un pedazo de tierra en una esquina de la calle que está a punto de convertirse en una zona de obras, excepto si este es demasiado inapropiado que ningún magnate mandaría allí las excavadoras. Al fondo, los coches pasan rápidamente. La sensación de caos se ve acentuada por el manejo manual de la cámara que va y viene a toda velocidad, capturando momentos. Mientras, a través de la perspectiva de los filtros, Capitán Ramadan, con su alopecia y su enorme y ligeramente ensanchada complexión, parece un gigante. Reúne a las chicas en el banco, donde las anima a levantar pesas creando un entorno más humano. El hombre es más adorable que aterrador.

Zayed también nos lleva a la mente de Zebiba. Una historia de lucha a pesar de las grandes dificultades. Empieza a competir. Esto significa que se tiene que obsesionar con su peso para poder concursar en la categoría adecuada a fin de aprovechar al máximo sus posibilidades de ganar. En el autobús de camino a las competiciones, las chicas hablan sobre su peso y otros problemas que van surgiendo. El manejo manual de la cámara suele mostrar el estrés y los estragos no solo de la halterofilia sino de la vida en sí. Sin embargo, en ocasiones te hacen sentir que los constantes cambios te golpean la cabeza con una mancuerda y que cumplir los objetivos lleva su tiempo.

Todo cambia cuando Capitán Ramadan no aparece en la película. El manejo de la cámara se vuelve más estable, lo que muestra que Zayed está creciendo y que se encuentra más cómoda con su cámara, además de tener una idea más clara de lo que está rodando. El equipo empieza a entrenar en el gimnasio, en vez de en la esquina de la calle, lo que hace que las escenas de halterofilia sean menos cinematográficas.

El gimnasio al aire libre empieza a parecer un patio abandonado, en el que la lluvia desgasta el equipo y los arbustos se vuelven más grandes. Nahla Ramadan toma el control del entrenamiento, el cual es más profesional, menos improvisado. A medida que se hace mayor, Zebiba se enfrenta a un doble desafío: perseguir sus sueños deportivos y vivir como una adolescente. Es una lucha tan real como las dificultades y tribulaciones a las que una novel cineasta se enfrenta superando sus limitados recursos. Ambas triunfan, aunque el éxito es distinto.

Lift Like a Girl es una coproducción egipcia-alemana-danesa organizada por Cleo Media, JYOTI Film y Rufy’s Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Alba Barberá Hurtado)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy