email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2020 New Directors

Crítica: La última primavera

por 

- La ópera prima de Isabel Lamberti reconstruye un hecho verídico con las mismas personas que lo sufrieron: una familia del barrio chabolista madrileño La Cañada Real

Crítica: La última primavera

Hace dos años triunfó en este Festival Internacional de Cine de San Sebastián Entre dos aguas [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Isaki Lacuesta
ficha del filme
]
, film donde Isaki Lacuesta retomaba a dos personajes de un título anterior suyo –los hermanos, entonces chavales, Isra y Cheíto– y los seguía en su vida adulta a través de sus paternidades, trabajos y derivas vitales: la película se alzó con una merecida Concha de Oro en este certamen. En esta edición, la holandesa-española Isabel Lamberti, pero en la sección New Directors, estrena su primera incursión en el largometraje de ficción, La última primera [+lee también:
tráiler
entrevista: Isabel Lamberti
ficha del filme
]
, donde, como el autor de La leyenda del tiempo, echa mano de un actor con quien ya trabajó –David Gabarre Jiménez, que aparecía en su cortometraje Volando voy– para que, cinco años después, reviva ante su cámara una situación que sufrió en carne propia junto a su familia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

De este modo, Lamberti se ha convertido en un miembro más (e invisible) de los Gabarre-Mendoza para plasmar en pantalla su verdad: la de unas gentes que tuvieron que dejar su hogar construido por sus propias manos en la zona chabolista madrileña La Cañada Real cuando la derribaron para trasladarse a un piso. Lo que muestra entonces el film que nos ocupa es el proceso, desde la irrupción de la policía avisando de que el terreno donde se asientan ha sido comprado, hasta que cargan sus pertenencias para dejar su casa de tantos años.

Como fue presentada en su estreno ante el público del Kursaal donostiarra, La última primera muestra un acto de resistencia, pero también es un amoroso retrato de una comunidad desubicada, de un modo de vida libre y de una transición dolorosa. Moviéndose en esa frontera líquida entre el documental y la ficción, al recrear hechos vividos por actores no profesionales –algunos de ellos de una presencia escénica arrebatadora– se transmite sobrada y auténtica emoción, sin artificios.

El reducido equipo de filmación de Lamberti invita al espectador a sumergirse en esa realidad de sus 77 minutos de ágil montaje –con secuencias breves y sabias elipsis– que ayudan no sólo a empatizar con lo que ocurre ante nuestros ojos, sino también a derribar prejuicios sobre un estilo de vida que no acostumbra a asomarse al cine… excepto en alguna película de Isaki Lacuesta.  

La última primavera, que figura entre las películas que había anunciado la sección paralela del Festival de Cannes ACID para su selección del 2020, es una producción de la compañía holandesa IJswater Films y la española Tourmalet Films, de cuyas ventas se ocupa Loco Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy