email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

NAMUR 2020

Crítica: L’Origine du Monde

por 

- Laurent Lafitte da sus primeros pasos como director con una comedia disparatada de humor transgresor y un estilo bastante clásico

Crítica: L’Origine du Monde
Laurent Lafitte, Karin Viard y Nicole Garcia en L’Origine du Monde

L’Origine du Monde [+lee también:
tráiler
entrevista: Laurent Lafitte
ficha del filme
]
, el primer largometraje del actor miembro de la Comedia Francesa Laurent Lafitte, se ha preestrenado esta semana en el Festival Internacional de Cine Francófono de Namur. El protagonista, Jean-Louis, un abogado que disfruta de una buena posición económica, se enfrenta a uno de sus mayores tabúes: la sexualidad de su madre.

Mientras vuelve a su casa, Jean-Louis (el propio Laurent Lafitte, un payaso cara blanca muy perdido) se da cuenta de que su corazón se ha detenido. Ni un solo latido en el pecho, ni pulso, nada. Sin embargo, está consciente, habla, se mueve. ¿Todavía está vivo? ¿Ya está muerto? Ni su amigo veterinario, Michel (Vincent Macaigne, como amigo sumiso pero decidido), ni su esposa Valérie (Karin Viard, que confirma una vez más su potencial cómico por encima de la media) encuentran explicación a este extraño fenómeno. Mientras Jean-Louis entra en pánico, Valérie habla con Margaux (Nicole Garcia, genial e inesperada figura de autoridad), su coach de vida, casi una gurú, que no es sabia pero está conectada con las fuerzas ocultas. Ella tiene la solución y Jean-Louis deberá enfrentarse a un gran tabú: la vida sexual de su madre (Hélène Vincent, perfecta).  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Tal vez ya no podamos reírnos de todo, pero todavía podemos reírnos de varias cosas… Aquí, por ejemplo, nos reímos de la historia de un niño de 47 años que tiene tanto miedo de ver a su madre como una mujer, que prefiere morir a ver su sexo en una fotografía. La película, bajo su apariencia de comedia animada y atrevida con un ritmo constante, plantea preguntas existenciales y profundas (en resumen: “¿De dónde vengo? ¿Quién soy? ¿A dónde voy?”, la base de la crisis de los cuarenta), que llevan a situaciones cuya violencia simbólica (o no) queda neutralizada por una literalidad que genera comedia allí donde debería surgir el drama.  

Laurent Lafitte adapta una exitosa obra de Sébastien Thiéry, y despliega, sobre todo en la segunda parte de la película, un dispositivo teatral clásico y eficaz, en sintonía con unos actores muy teatrales, que nutren la comedia. Nos reímos al verlos enredados en sus neurosis, avergonzados de sus emociones contradictorias, inmóviles por la ansiedad. Estamos en la farsa, en la parábola, en el corazón detenido de Jean-Louis, sumido en un purgatorio donde no está ni vivo ni muerto, que se hace eco de la vida que lleva en silencio, donde la pasión ha desaparecido.

La película también dice mucho del pudor de los hijos, incapaces de ver en su madre algo distinto a una figura maternal o proveedora, aquejados de una ceguera muy poderosa cuando se trata de modificar el icono maternal para ver a la mujer que es y que pudo ser. Detrás de este pudor se esconde también el peso de los secretos familiares y la paradoja de que lo que no se sabe nos impide ser.

L’Origine du Monde ha sido producida por Trésor Films y coproducida por 2L Productions, StudioCanal y France 2 Cinéma (Francia) y Artemis Productions (Bélgica). StudioCanal, que gestiona las ventas internacionales, también se encargará de distribuirla en Francia, mientras que O’Brother Distribution la distribuirá en Bélgica. La película se estrenará en ambos países el próximo 4 de noviembre.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy