email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ROMA 2020

Critica: Cosa sarà

por 

- En su cuarto largo como director, que ha clausurado la Fiesta de Roma, Francesco Bruni narra su enfermedad con humor y confianza en sí mismo y la actuación de Kim Rossi Stuart

Critica: Cosa sarà
Kim Rossi Stuart en Cosa sarà

Nuestro protagonista se encuentra de pie sobre una barandilla, como un equilibrista, vestido con su pijama y con una sonrisa en el rostro. A medio camino entre el sueño y la realidad, esta es la escena que captura la esencia de la nueva película de Francesco BruniCosa sarà [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que clausuró el pasado sábado la 15ª edición de la Fiesta del Cine de Roma. El director y guionista de Scialla! [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
se desnuda ante el público en su cuarto trabajo detrás de las cámaras, narrando un momento privado de su propia vida: su relación con la enfermedad, el sentimiento de confusión y la sensación de que su vida pendía de un hilo, en un frágil equilibrio entre la vida y la muerte. Sin embargo, el cineasta aprovecha todas las oportunidades posibles para el humor, apoyándose en un excelente alter-ego interpretado por Kim Rossi Stuart (que también colaboró en el guion), quien se mete en los zapatos de Bruni y le aporta una nueva vida.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En realidad, Bruno Salvati descubre por primera vez que está enfermo gracias a una hermosa mujer de piernas largas. El protagonista trata de no perder de vista a la joven mientras cruza la calle y, debido a esto, se da un golpe en la cara con una puerta, provocándole una hemorragia nasal abundante. Después de unas pruebas clínicas, los médicos descubren que Bruno tiene leucemia, y que necesita un trasplante de células madre para sobrevivir. Primero buscan a un donante entre su familia, pero ni su hija Adele (Fotinì Peluso) ni su hijo Tito (Tancredi Galli) son compatibles. En ese momento, el padre de Bruno (Giuseppe Pambieri) decide que ha llegado el momento de revelar un secreto: Bruno tiene una hermana a la que nunca ha conocido, Fiorella (Barbara Ronchi), producto de un momento de locura en su juventud. No obstante, ¿qué derecho tiene Bruno a presentarse en la puerta de una mujer que fue abandonada por su padre y pedirle que le done a él, un completo desconocido, una parte de su médula ósea?

Desde el momento en que Bruno le pide a su enfermero (Nicola Nocella) que le afeite el pelo al ritmo de Perfect Day de Lou Reed, "antes de que se caiga por sí solo" debido a la quimioterapia, el director estructura la historia entrelazando la vida cotidiana de Bruno en el hospital con flashbacks, recuerdos de infancia y ensoñaciones inducidas por los medicamentos. De esta forma, descubrimos las dificultades de su trabajo como director de comedias sin gracia, así como su reciente separación de su esposa Anna (Lorenza Indovina), que sigue siendo una valiosa fuente de apoyo para nuestro protagonista. También llegamos a conocer a sus hijos, dos veinteañeros diametralmente opuestos: Adele es fuerte y concienzuda, mientras que Tito es tímido y tiene una debilidad por las drogas. Pero lo más importante, y aquí es donde la película destaca realmente, es que acompañamos a Bruno en la búsqueda de su hermana, mientras lidia con las dudas y los recelos.

En medio de figuras femeninas tan sólidas (principalmente la mujer y la hija de Bruno, pero también la doctora que lo atiende, interpretada por la esposa de Francesco Bruni en la vida real, Raffaella Lebboroni), el personaje de Fiorella se convierte en una de las incorporaciones más maravillosas de la película, precisamente porque parece la menos consciente de su extraordinaria fuerza interior. La película trata la enfermedad como un túnel largo y oscuro en el que un paciente y un donante pueden encontrarse y dar un nuevo significado a sus vidas, y esto es lo que hace que la historia resulte especialmente conmovedora. Una historia que merecía ser contada y abordada con sinceridad, confianza y una alegría saludable.

Producida por Palomar y Vision Distribution (que también se encarga de la distribución), en colaboración con Sky y Amazon Prime Video, Cosa sarà se estrenó el 24 de octubre en cines italianos, justo antes del cierre de las salas debido al elevado riesgo por la COVID-19. Vision Distribution se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy