email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

FRANCIA Bélgica

Crítica: Bronx

por 

- Olivier Marchal firma una cinta policiaca oscura y eficaz que sigue los pasos hacia el peligro de un grupo de agentes de la unidad antibandas de Marsella, que llega directamente a Netflix

Crítica: Bronx
Kaaris, Stanislas Merhar, Lannick Gautry y David Belle en Bronx

“De tanto ver cadáveres, te vas a casar con un ataúd”. Desde sus inicios como director en 2002 con Gangsters y su consagración con 36 quai des Orfèvres [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2004), un éxito de crítica y público, el antiguo policía Olivier Marchal ha impuesto su estilo negro, depresivo y violento, mezcla de tragedia en el claroscuro existencialista de la corrupción y de película de género codificada donde los tiroteos se suceden con violencia en universos ultra viriles, al estilo de William Friedkin, Michael Mann, Jean-Pierre Melville o Teniente Corrupto, de Abel Ferrara, por citar algunas referencias ilustres del cine policial. Una huella marcada que el cineasta francés ofrece en MR 73 [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Los Lioneses [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Carbone [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
o en la serie Braquo, y que regresa en Bronx [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, producida para el cine por Gaumont (y coproducida por la compañía belga Umedia), que se estrenará en Netflix.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Esta vez, estamos en Marsella, en el equipo de la BRI (contra el crimen organizado; Brigada de Investigación e Intervención), de Richard Vronski (Lannick Gautry), acompañado por Will (Stanislas Merhar), Max (le rappeur Kaaris) y Zach (David Belle), y supervisado por el comisario Campana (Patrick Catalifo). El cuarteto, que mantiene una rivalidad con sus compañeros de la BRB (Brigada de Contención del Bandidaje), dirigidos por Mario Costa (Moussa Maaskri), sufre también la presión de Ange Leonetti (Jean Reno), un nuevo gran jefe que prefiere los métodos honestos (“Este es el estilo que no le gusta a nuestro estilo”). Sin embargo, la inspección General de Servicios sospecha que “algunos miembros de la BRB y de la BRI han suministrado información clasificada confidencial a un grupo de delincuentes relacionados con el crimen organizado, concretamente a los Corses, que podrían utilizar dicha información para retomar el control del tráfico de drogas y eliminar a sus principales rivales de los barrios del norte”. En efecto, los ajustes de cuentas a golpe de fusiles ametralladores se suceden entre varios clanes de la ciudad y tiran del hilo de una investigación donde las trampas, las mentiras, las sorpresas y las traiciones no faltarán, en una zona gris de peligrosos intercambios de buenas prácticas entre policías y ladrones que terminan por difuminarse.

“Tenemos nuestros métodos, adaptados a la ciudad, y funcionan bastante bien. Yo veo 11 muertos en tres días, explícate”. Con sus personajes groseros y sus diálogos “valientes”, Bronx no es directa, pero sus múltiples intrigas, su reparto de antihéroes y “marginados” creíbles, su factura formal impecable y la explosividad de sus escenas de acción hacen de ella una película de género excelente que encontrará un gran público en Netflix, como “un gran círculo negro en el centro del claro: el fuego se ha apagado pero los lobos todavía viven”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy