email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2020 Competición

Crítica: Sanremo

por 

- Miroslav Mandić examina la posibilidad del nacimiento del amor en una residencia de ancianos, luchando contra la demencia senil

Crítica: Sanremo
Sandi Pavlin y Silva Čušin en Sanremo

La demencia suele tratarse básicamente de dos formas distintas en el cine: o como un (melo)drama "serio" que busca provocar lástima, o como una comedia que intenta convertir los contratiempos y olvidos en bromas insensibles para provocar risas fáciles. Ambos enfoques explotan esta condición. Sin embargo, el cineasta de origen bosnio asentado en Eslovenia Miroslav Mandić, logra algo bastante inusual con su última película, Sanremo [+lee también:
tráiler
entrevista: Miroslav Mandić
ficha del filme
]
, que acaba de estrenarse en la competición del Festival Black Nights de Tallin. El director aborda el tema de la demencia mediante un tratamiento cinematográfico amable y humano.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Nos encontramos al protagonista, Bruno (interpretado por Sandi Pavlin), absorto en una situación muy peculiar. El hombre está intentando pedir prestada una bicicleta a una mujer más joven para poder llegar a casa y alimentar a su perro. No obstante, se pierde en el camino, mientras la mujer lo sigue de cerca, y los dos terminan en la orilla de un río. Poco después, llegan las enfermeras y los guardias de seguridad de la residencia de ancianos local, que llevan al hombre de regreso al lugar donde realmente vive. En ese momento somos conscientes de que se ha escapado. No es la primera vez que lo hace, y probablemente tampoco será la última.

Una vez allí, Bruno conoce a su compañera Duša (la veterana actriz Silva Čušin), o tal vez vuelve a conocerla de nuevo. La pareja comienza a desarrollar sentimientos mutuos, independientemente del hecho de que posiblemente ya no recuerden los sentimientos que habían desarrollado anteriormente el uno por el otro. Lo único que los conecta es un recuerdo que tienen en común: la canción "Non ho l'età", con la que Gigliola Cinquetti ganó el Festival de la Canción de San Remo en su juventud. ¿Pueden estas dos almas perdidas encontrar el amor en un lugar sin esperanza?

A Mandić no le interesa especialmente la crítica social. El asilo de ancianos parece un lugar agradable, incluso idílico, con un bonito jardín y un bosque más allá de la puerta trasera, ubicado en una zona pintoresca con colinas, montañas, viñedos y hasta una brisa de aire marino. El personal trata a los jubilados con cariño, pero también con cierta firmeza para mantenerlos a salvo. Por su parte, Mandić se centra en el sufrimiento interno de Bruno, retratado a través de detalles desgarradores, como el hecho de “enterarse" de la muerte de su amada esposa y de su mascota una y otra vez a través de su hija.

La acertada interpretación de la pareja protagonista, así como del resto del elenco, aportan gran emoción a la película, pero Mandić también demuestra ser un maestro de la narración visual. La dirección de fotografía de Peter Zeitlinger, colaborador habitual de Werner Herzog, expone los hermosos colores del paisaje en cada estación, pero también muestra una atmósfera nebulosa en muchos de los planos, reflejando claramente el estado mental de Bruno. Cuando el hombre está concentrado en algo, la "niebla" se disipa y los colores comienzan a brillar. La película también se beneficia de la edición comedida de Andrej Nagode, que complementa el ritmo deliberadamente pausado de la abstracta banda sonora, compuesta por el músico franco-croata Darko Rundek, que también está en sintonía con la confusión interior de Bruno. En resumen, Sanremo es una experiencia visual completa y honesta.

Sanremo es una coproducción italo-eslovena a cargo de Filmostovje y Incipit Film, junto a la compañía Radio-Television Slovenia. La italiana Coccinelle Film Sales se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy