email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LES ARCS 2020

Crítica: Wood

por 

- Un excelente documental de investigación que se infiltra en el mundo de la deforestación ilegal y el tráfico internacional de madera

Crítica: Wood

“Es una especie de tragedia en la que estamos obligados a volvernos cómplices de un crimen muy grave...sólo porque queremos tener parqué”. Es un secreto a voces que el pillaje de los recursos naturales es una amenaza (cada vez más rápida) para el equilibrio del planeta, bajo el atractivo de las ganancias. Pero todavía tenemos que demostrarlo para poder hacer una denuncia eficaz e intentar frenarlo (la negación hasta las últimas consecuencias sigue siendo moneda corriente) con pruebas irrefutables que pongan a sus autores bajo el fuego abrasador de los proyectores. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Es la premisa de la ONG estadounidense Environmental Investigation Agency (EIA), con sede en Washington, cuyo excepcional trabajo de investigación e infiltración llevado a cabo por periodistas y activistas de diferentes países, constituye el hilo conductor del documental Wood [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Michaela Kirst, Monica Lăzurean-Gorgan y Ebba Sinzinger. Antes de su estreno en Francia el 24 de febrero a través de Jour2Fête, la película se proyecta en la 12ª edición del Festival de Cine Les Arcs (celebrado online), donde cierra una intensa trayectoria festivalera que empezó en CPH:DOX y siguió por los Hot Docs de Toronto, la Viennale, Sarajevo y Zúrich.  

En lo profundo de la taiga, en el extremo oriente ruso, no muy lejos del río Amur, una motosierra rompe la armonía de una naturaleza omnipresente. Sobre los caminos llenos de baches, Alexander von Bismarck, el director del EIA, caza a los cortadores de roble ilegales. Después, estos árboles pasan la frontera con china, donde el investigador se hace pasar por un comprador (con cámara y micrófono escondidos) para captar los detalles del papeleo. Sus esfuerzos le permitirán poner a la compañía Lumber Liquidators, una cadena de tiendas especializadas en la venta de suelos, en el foco mediático de una investigación federal en Estados Unidos.  

En Rumanía, un país que alberga uno de los bosques más importantes de Europa y donde cada año se deforesta el equivalente a la superficie de Bucarest -la mitad de las talas son ilegales-, el poderoso grupo austríaco Holzindustrie Schweighofer será señalado públicamente, debido a una investigación apasionante y arriesgada (localización, vigilancia, infiltrarse como vendedor, captar el delito flagrante, reuniones con las autoridades, rueda de prensa, etc.) que desmonta los resortes sistémicos de un delito de corrupción. 

Alexander, que cambia de look (barba, corte y color de pelo, etc.) y de identidad en cada infiltración, cuenta con el apoyo de colaboradores locales como el biólogo Gabriel Paun o Bogdan Mic, que desarrolla una aplicación para teléfonos móviles que permite controlar (vía código de barras) toda la cadena de legalidad de la madera. Una tecnología muy simple que nuestros “héroes” también intentarán promover entre las comunidades indígenas de la Amazonía peruana, un territorio donde el tráfico de madera adquiere proporciones violentas, sobre un trasfondo de explotación de la extrema pobreza. 

Wood, que investiga con precisión todas las etapas de estas interminables investigaciones clandestinas para poner el foco en los vampiros del capitalismo, rinde un bonito homenaje a la audacia inteligente de estos abanderados de un planeta mejor. A pesar de enfrentarse a adversarios fuertes (Adriana-Doina Pana, la ministra rumana de Aguas y Bosques, que impulsó varios cambios en las leyes, sufrió un envenenamiento con mercurio; y el gobierno rumano paralizó la mayoría de las funciones de la aplicación de Bogdan), ellos hacen evolucionar la política. Las revelaciones de Environmental Investigation Agency han tenido como resultado arrestos en las sedes rumanas de Schweighofer por conspirar con la mafia de la madera; mientras que la estadounidense Lamber Liquidators optó por defender a los culpables y ha sido condenada a pagar una multa de 13 millones de dólares, pero también ha perdido 2 mil millones de dólares en valor bursátil. 

Wood ha sido producida por la compañía austríaca WILDart Film, la alemana Filmtank y la rumana 4 Proof Film. Magnetfilm gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy