email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ESPAÑA Francia

Crítica: Hasta el cielo

por 

- Daniel Calparsoro intenta -con resultados desiguales- poner al día el cine quinqui que asaltó las salas españolas en los años setenta/ochenta

Crítica: Hasta el cielo

Hasta el cielo [+lee también:
tráiler
entrevista: Daniel Calparsoro
ficha de la película
]
, nueva película de Daniel Calparsoro, que se presentó en la última edición del Festival de Málaga y después lo hizo en el de Roma, se inspira en noticias recogidas en los medios de comunicación, aunque está escrita libremente por Jorge Guerricaechevarría, habitual guionista de otros cineastas del club de la adrenalina como Daniel Monzón (El niño [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Daniel Monzón
ficha de la película
]
) y Álex de la Iglesia (800 balas).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Rodada entre Madrid, Valencia e Ibiza, en sus 120 minutos de metraje cabe desde la acción más espectacular hasta el romance, aunque el gran asunto que se trae entre manos es la ambición: la que espolea a Ángel, quien a toda costa y a cualquier precio, desea ascender en la escala social y entrar a formar parte de una elite capitalista de la que se siente excluido. Ese trepa está encarnado por Miguel Herrán (descubierto por Daniel Guzmán en A cambio de nada [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Daniel Guzmán
ficha de la película
]
), secundado con poderío por Carolina Yuste (ganadora del Goya a la mejor actriz de reparto por su labor en Carmen y Lola [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Arantxa Echevarría
ficha de la película
]
) y con Luis Tosar en un pequeño rol.

Un plano cenital, obtenido desde una de las Cuatro Torres de la zona norte de Madrid –desde donde se ve a las personas que caminan por la acera con el tamaño de una hormiga-, simboliza esa ansia por escalar socialmente del joven protagonista, quien vive en un extrarradio donde esos lejanos rascacielos parecen inalcanzables. Ese suburbio es un hervidero de violencia, trapicheo, planear atracos, tuneo de coches y mafia al estilo cañí: en este aspecto el film de Calparsoro enlaza temáticamente con aquellas películas de quinquis de pantalón acampanado, furia social y gatillo fácil, capaces hasta de prostituirse por ganar unos duros, que firmaron atrevidos cineastas como Eloy de la Iglesia y José Antonio de la Loma en los años setenta-ochenta del siglo pasado, y que Carlos Saura abordó en Deprisa, deprisa.

Pero ahí es, en ese intento de poner al día algo tan coyuntural e irrepetible, donde Calparsoro patina, porque su largometraje carece de la rabia, garra y autenticidad de aquellas crónicas del descontento juvenil, por mucho que haya incluido a raperos, grafiteros y otros jóvenes artistas contemporáneos dentro del casting. Pero España no es la misma, ni la perfecta factura –que enlaza más con productos como la saga Fast & Furious- de sus secuencias destila el aroma, el sudor y la implicación de los directores homenajeados.

En su favor hay que señalar que en algún momento Hasta el cielo puede recordar a Martin Scorsese (sobre todo a Uno de los nuestros) o al mejor Brian de Palma (El precio del poder); que retrata con precisión el “chonismo” ultra producido y el “macarreo machirulo” de macro discoteca poligonera; y que su mensaje sobre la ambición desmedida, que arrasa incluso con algo tan hermoso como el amor, consigue elevar la emoción del film por encima de alguna de sus espídicas escenas de acción, bien rebozadas en musicón, tanto de rap y trap como de electrónica.

Hasta el cielo es una producción de Vaca Films que cuenta con la participación de RTVE, Movistar +, Telemadrid, Canal + y Netflix; y con el apoyo de ICAA y Programa Media. Se estrena en cines españoles el viernes 18 de diciembre, de la mano de Universal Pictures International Spain. De sus ventas se ocupa la agencia francesa Playtime.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy