email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Reino Unido / Bulgaria

Crítica: Danny. Legend. God.

por 

- La corrupción es el tema central de la ópera prima del director búlgaro Yavor Petkov, disponible en la plataforma búlgara gledam.bg

Crítica: Danny. Legend. God.
Dimo Alexiev en Danny. Legend. God.

Una película poco convencional, con una producción poco convencional y un estreno poco convencional. Así podemos resumir la ópera prima de Yavor Petkov, Danny. Legend. God. [+lee también:
tráiler
entrevista: Yavor Petkov
ficha de la película
]
, una producción entre Bulgaria y Reino Unido, preproducida en remoto desde Londres y grabada en Bulgaria. La película se sumerge en las mentalidades fértiles para el desarrollo de la corrupción. Danny, que participó en algunos festivales y cuyo director de fotografía (Rumen Vasilev) fue premiado en el Festival de Cine Golden Rose (ver las noticias), se convirtió en la segunda coproducción búlgara (después de Pelican Blood [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Katrin Gebbe
ficha de la película
]
) en ser estrenada directamente en internet: desde el pasado viernes, la película está disponible (sólo para Bulgaria) en la nueva plataforma búlgara gledam.bg.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Danny analiza la idea de la corrupción, cómo cambia las normas y cómo beneficia sólo a unos pocos, mientras perjudica a muchos otros de una forma u otra. Hasta el estilo visual de la película, un homenaje al clásico belga Ocurrió cerca de su casa (leer más en la entrevista a Petkov), y su premisa se convierten en un análisis de la corrupción en un sentido más general, ya que seguimos a un equipo cinematográfico liderado por una periodista británica (Kate Nichols) a quien se le ha prometido una exclusiva sobre lavado de dinero por parte de Danny (Dimo Alexiev), un emprendedor “extraordinario” y concejal de un pequeño pueblo búlgaro. El único inconveniente es que tan pronto como Danny ve la cámara, expone sus propios planes para la grabación, con delirios de hacer una película que conquistará Hollywood…

Se supone que un político debe trabajar en beneficio del hombre promedio. Asimismo, una película también debe observar ciertas convenciones (o incluso satisfacer ciertas expectativas del público) pero, ¿qué pasa si la película es secuestrada, como ocurre con el documental ficticio en el guión, por su protagonista impredecible, ruidoso, cocainómano y desagradable? Hay una gran disparidad entre las expectativas y la realidad, y sólo necesitamos un elemento tan perturbador como Danny para separarlas por completo.  

La película, que destila mucho humor negro, explora lo que un hombre puede llegar a hacer cuando cree estar por encima de la ley. En un momento dado, Danny piensa que el profesor de su ahijado no está siendo muy respetuoso con el adolescente distante y con sobrepeso (Borislav Markovski). ¿Qué hará Danny? Exactamente lo que un hombre que cree estar por encima de la ley considera “correcto”. Y la película se convierte en un debate sobre el poder percibido, pero también sobre la responsabilidad. Las cosas adquieren más profundidad (¿o alegría?) cuando tenemos en cuenta la presencia del equipo: ¿cuándo dejarán de ser meros testigos de las payasadas de Danny y empezarán a enfrentase a él? ¿O no lo harán?  

Desafortunadamente, Danny es demasiado larga. También es difícil de ver, ya que un protagonista grosero, violento y repugnante es el centro de atención durante mucho tiempo y hace las mismas cosas deplorables. Dado que el personaje de Danny es una mezcla de miles de Dannies reales que hacen que el dinero y el poder trabajen para su propio beneficio en cientos de ciudades de Europa del Este, al público le puede gustar tener acceso (ficticio) a las puertas cerradas, donde se hacen negocios turbios en discotecas ruidosas, los policías son sobornados en cafeterías sin nombre, etcétera; pero esperábamos más matiz y rango. Aun así, Petkov, afincado en Londres, acertó al hacer un retrato muy poco convencional de la corrupción, aunque Danny puede resultar tan odiosa como su protagonista.

Danny. Legend. God. ha sido producida por Shipka (Reino Unido), con la ayuda de la compañía de producción búlgara Debut Film. Hewes Pictures gestiona las ventas internacionales. Reel 2 Reel Films la estrenará en Norteamérica, Reino Unido e Irlanda.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy