email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IFFR 2021 Limelight

Crítica: Riders of Justice

por 

- La cinta de Anders Thomas Jensen protagonizada por Mads Mikkelsen que ha abierto el Festival de Róterdam hace gala de un humor muy, muy retorcido

Crítica: Riders of Justice
Nikolaj Lie Kaas, Lars Brygmann y Mads Mikkelsen en Riders of Justice

El trabajo de Anders Thomas Jensen, también conocido como el director que le puso un labio leporino a Mads Mikkelsen en Men & Chicken [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
(por nombrar solo uno de sus múltiples logros), debería ser mucho más reconocido. Principalmente, porque sus obras demuestran hasta dónde puede llegar el humor negro. En Riders of Justice [+lee también:
tráiler
entrevista: Anders Thomas Jensen
ficha de la película
]
, seleccionada como cinta de apertura en el Festival de Róterdam de este año, el cineasta perfecciona el arte de hacerte reír a carcajadas para posteriormente conseguir que te disculpes por ello. Debe ser algo danés.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Lo cierto es que aportar un resumen de la sinopsis resulta sorprendentemente agradable. Estamos ante una historia que demuestra que el hecho de que alguien robe una bicicleta puede desencadenar un auténtico infierno. En la versión de Jensen del "efecto mariposa", donde un pequeño incidente provoca un gran impacto en el futuro, un soldado interpretado por Mikkelsen regresa a casa para cuidar de su hija después de que su esposa muera en un accidente de tren. Sin embargo, tal y como defienden unos extraños analistas de datos que llaman inesperadamente a su puerta (Nikolaj Lie Kaas y Lars Brygmann), tal vez no fue realmente un accidente. En resumen, nadie desperdicia un sándwich y un zumo por valor de 14 €. La película también cuenta con menciones frecuentes a un pie zambo, un tipo llamado Emmenthaler y la afirmación de que las personas gordas parecen menos gordas cuando están juntas. Esto debe ser lo que llaman amor a primera vista (o visionado).

A pesar de que enumerar las muchas ocurrencias de la película sería un gran pasatiempo (al igual que con la Mandíbulas [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Quentin Dupieux
ficha de la película
]
de Quentin Dupieux, en este caso lo "normal" es solo una ilusión), lo cierto es que también hay mucho dolor en la historia. Traumas reprimidos, dolor y una incapacidad total para afrontarlos, ejemplificados en el Markus de Mikkelsen: un hombre con un pequeño problema de temperamento y una preocupante falta de control sobre su propia fuerza, que avanza rompiendo cosas y narices como un Hulk escandinavo. Además de una desconexión total con su propia hija, a la que, en lugar de acompañar en el proceso de duelo, prefiere preguntarle si todavía corre tres veces por semana. Una vez que la película se acomoda en una especie de versión delirante de Ocean's Eleven, donde los protagonistas montan una tienda y planean su venganza en un granero tan grande como un aeropuerto, se trata de encontrar algún significado a la vida, ya que la idea de que todo sea solo una coincidencia es demasiado aterradora para pensar en ella durante mucho tiempo.

¿Qué solución proponen? Aprender a montar un rifle, por supuesto, pero también permanecer juntos. Es curioso cómo, a pesar de ser un cineasta tan peculiar, Jensen tiene su corazoncito, y se deleita mostrando a personas marginales conectando de la única forma que saben. "Puede que no sea lo mismo, pero me encantaba tocar la trompa", comenta un personaje, en una muestra de simpatía al ver a alguien visiblemente herido. Aunque tal vez no sea lo mismo, lo cierto es que ayuda. Especialmente cuando sabes montar un rifle.

Riders of Justice es una producción de la danesa Zentropa. TrustNordisk se ocupa de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy