email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

DOCPOINT 2021

Crítica: Donner - Private

por 

- La cinta de John Webster, que triunfó en la competición finlandesa del DocPoint de Helsinki, intenta ver más allá del "arrogante y egocéntrico cabrón" (en sus palabras, no las nuestras)

Crítica: Donner - Private

El concepto de “entrevista definitiva” puede resultar bastante familiar, pero sigue siendo algo complicado, pues se basa en una especie de suposición de que toda una vida puede caber en una sola conversación. Si se lleva a cabo con un soñador desconocido, la mayoría de las veces se busca una resolución clara, una limpieza a fondo, un resumen de una existencia que preferiblemente dure menos de dos horas. En la película ganadora del DocPoint, Donner – Private, John Webster es consciente de las limitaciones. Él avanza rápidamente a través de las fotos de la infancia del protagonista, de sus apariciones en público y de las propias fotografías de Jörn Donner como hacen en Up, la película de Pixar, con toda la vida pasando por delante de los ojos incluso antes de que comience la historia. Una vez hecho esto, es hora de sentarse y relajarse, sacando a relucir un lado más sereno del director, escritor y político finlandés (lo que sea) tan dedicado a la personalidad de “un arrogante y egocéntrico cabrón”, que se ha convertido en su propia entidad. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Sin embargo, después de todo, la gente madura con el tiempo, y Donner era consciente de que no le quedaba mucho durante el rodaje; falleció en enero de 2020. Él reflexiona, guiado por preguntas supuestamente inspiradas en su propia charla con Bergman, admitiendo haber conocido a Visconti “sin más, sin agentes de prensa” o confesando sus pecados, ya sea un historial paterno imperfecto o el hecho de que incluso cuando hizo películas, “nunca fue al 100%”. Se salva un extraño momento de gloria televisiva, cuando aceptó el Óscar por Fanny y Alexander, al ser su productor (rápidamente queda claro que éste se dirige a las personas que ya conocen su trabajo o sus ácidos comentarios, lo que podría limitar su atractivo más allá de la región nórdica). No se trata de una presentación de Donner, sino de una especie de reintroducción al estilo Gwen Stefani, como si alguien tan empeñado en no dejar escapar su verdadera personalidad quisiera de repente sacarlo todo.

Al menos una versión de la misma, ya que esta entrevista podría ser perfectamente la última broma de Donner, gastada al equipo desprevenido que confía demasiado en el material “espontáneo” entre bastidores, aunque su odio por la claqueta es divertido. Es una pena que la película no ofrezca más, cinematográficamente hablando, pues ver las fotos, por muy raras que sean, es normalmente una experiencia difícil, incluso añadiendo una banda sonora y descripciones de lo más inspiradoras como: “mujer y cabra viviendo juntas”. Eso sí, parecen felices.

Webster, aunque podría decirse que está bastante enganchado al viejo bromista, añade otras voces, lo cual es un movimiento acertado. Harriet Andersson, conocida por Un verano con Mónica, se pronuncia, con cierta calidez, haciendo eco del llamamiento de una web para “no avergonzarse nunca de estar enamorado de Jörn Donner”. No obstante, también lo hace su hijo, que nunca se ha sentido realmente acogido, demasiado familiarizado con el lenguaje preferido de su padre al que llama “el lenguaje del rechazo”. Aun así, llama la atención que ninguno de los errores del pasado parezca doler tanto como darse cuenta poco a poco de que, desde ser rebelde sin causa, uno acaba convirtiéndose en un miembro de la vieja guardia y de la patriarcal. “A veces me pregunto si soy algo”, dice Donner. Aunque incluso si realmente fuera un “95%”, eso suena demasiado apocado para convencer. Un tipo de coqueteo es presumir de no haber coqueteado nunca.

Donner – Private fue producida por la compañía finlandesa Bufo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Eva Martínez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy