email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2021 Generation

Crítica: Ninjababy

por 

- BERLINALE 2021: Yngvild Sve Flikke toma los clichés sobre los embarazos y los apalea hasta la muerte con un bastón

Crítica: Ninjababy

Aunque Todo esperma es sagrado según los Monty Python, Ninjababy [+lee también:
tráiler
entrevista: Yngvild Sve Flikke
ficha del filme
]
, de Yngvild Sve Flikke, que se estrena en la sección Generation 14plus de la Berlinale de este año, no muestra tanto aprecio al respecto. Aquí, “esa mierda es una putada”. Y además ocasiona problemas tangibles, siendo uno de ellos el sorprendente embarazo de Rakel (Kristine Kujath Thorp). Muy sorprendente, de hecho, porque cuando confirma lo que está pasando, ya está de seis meses y abortar es una opción descartada, por más que lo pidiera a gritos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Esta pequeña película tan mordaz y tremendamente especial hace que uno se dé cuenta de que la presión de perfilar a una mujer protagonista “que caiga bien” sigue presente, y sobre todo cuando está por medio la cuestión de la maternidad. Y es que Rakel precisamente no cae bien (actúa sin remordimientos, es detestable y ruidosa, y sus maldiciones contra el “puñetero y odioso bebé ninja” nada tienen que ver con la beata resignación de las mujeres que a menudo aparecen embarazadas en pantalla. Sorprende porque no encaja con las Junos y La(s) camarera(s), y desde luego tampoco con alguien como Angelina Jolie, encumbrada como adalid del glamur matriarcal a la que todas deberían aspirar a parecerse. Es curioso cómo incluso los embarazos menos cinematográficos terminan en una especie de revelación personal, en un descubrimiento de un tipo de amor que conquista a todos. Pero ¿qué opina Rakel? A Rakel le resbala.

No, en serio, le resbala y mucho. No está segura de quién es el padre (“Te has tirado a muchos. ¡Esto parece Mamma Mia!” – apostilla su amiga, diciendo en voz alta lo que piensa todo el mundo), y preferiría volver a hundir la cabeza en sus dibujos en lugar de tener que lidiar con esta bomba que le acaba de caer encima. Muy sencillo: lo que ella quiere es ser astronauta o guardabosques, y lo que no quiere es estar embarazada. Así que en lugar de buscar el instinto maternal que no siente, lo que busca son soluciones factibles, resignándose mientras tanto a charlar con el futuro bebé — al menos en la forma de un irritante dibujo animado.

Con el principal dilema – abortar o no abortar – fuera de la ecuación, Flikke nos conduce por un camino diferente y poco común en el que Rakel no se siente avergonzada en ningún momento de la historia. Ver esto en pantalla, a una joven que intenta averiguar qué será mejor para el niño que abiertamente no desea y para ella misma, ya es en sí un pequeño milagro. Y mientras que la idea de un embrión parlante trae a la memoria con sudores fríos la película de Amy Heckerling de 1989 Mira quién habla (en la que el bebé, todavía en el útero, tenía la voz de Bruce Willis porque los 80 eran así), este bebé es mucho más deslenguado, especialmente cuando se queda en shock al recibir la revelación de la paternidad: “¿Has dejado que este tío te follara?”.

Una mujer que no recibe la maternidad con los brazos abiertos es considerada rara en algunos lugares (y ya no digamos una que se dedica a discutir blasfemando con su barriga tan decepcionantemente pequeña), y eso de alguna manera podría obstaculizar el recorrido de esta película. Pero tras esa (muy) bienvenida frescura, llega el final de la película con una (buena) dosis de dulzura en forma de un joven que huele a mantequilla y que dice justo lo que tiene que decir. Nader Khademi se merece un reconocimiento por su papel como el ser humano casi perfecto – aunque también un ser humano que sabe demasiado sobre la tortuga Donatello, de Las Tortugas Ninja, y sobre el hecho de que ese personaje, al parecer, en realidad no practica aikido, porque le falta el bastón jō, que es clave. Pero Flikke se asegura de que todo el mundo tenga sus oportunidades, y de ahí que sus personajes cambien, evolucionen y vivan. En esta película puede que te insulten una vez, pero no por eso se te va a quedar el insulto toda la vida.

Ninjababy está producida por Yngve Sæther para Motlys. Ventas internacionales a cargo de TrustNordisk.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marcos Randulfe)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy