email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2021 Competición

Crítica: I'm Your Man

por 

- BERLINALE 2021: En la película de Maria Schrader, deliciosa a la par que sorprendentemente compleja, sí existe el match perfecto

Crítica: I'm Your Man
Dan Stevens y Maren Eggert en I'm Your Man

Con un título que parece sacado de la canción de Leonard Cohen, la espectacular I’m Your Man [+lee también:
tráiler
entrevista: Maria Schrader
ficha del filme
]
, de Maria Schrader, que compite en la Berlinale, no se queda ahí, ya que sus promesas de “hacer todo lo que me pidas” siguen en pie: Dan Stevens es el encargado de llevarlas a cabo. Durante un periodo de tres semanas, Alma (Maren Eggert), una sensata investigadora del Museo de Pérgamo de Berlín, puede probarlo. Dicho así, suena indecoroso, pero ese es el quid de la cuestión: Tom es un robot humanoide, diseñado para cubrir todas sus necesidades. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Supuestamente, conoce los deseos del 93 % de las mujeres alemanas, pero Tom necesita ajustar su algoritmo, y pronto. Francamente, nada funciona: compara los ojos de Alma con un lago, le prepara un baño de espuma con pétalos de rosa, champán y fresas. Es divertido ver lo vacíos que resultan estos gestos “románticos”, teniendo en cuenta que es lo que todas quieren. Alma puede tener problemas para expresar sus verdaderos deseos, sobre todo a sí misma, pero sabe lo que no quiere: ni desayunos elaborados ni libros ordenados por colores en sus estanterías. No es extraño que Tom termine limpiando las ventanas por pura frustración, ya que eso no está mal visto en su casa.

Por otro lado, ¿Tom puede sentir frustración —o algo más—? Su bonito encuentro, en un local extraño que se parece al Blue Oyster de Loca Academia de Policía en plena Ley Seca, está plagado de fallos técnicos, aunque son “raros en este modelo”, según le han dicho a Alma. Pero cuando Tom está en su casa, resulta fácil olvidar que es un experimento con una fecha límite. Desde luego, él no parece un robot, sino más bien un galán de Downton Abbey [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, y salvo por su rigidez general, tampoco se comporta como tal (excepto quizás por el tipo de contacto visual intenso que podría perseguirnos hasta en nuestros sueños y una habilidad sobrehumana para saber si algo entrará en un coche). Sin embargo, su confusión está a otro nivel, ya que no comprende las necesidades de su único experto y el punto de las compilaciones de fallos épicos. Pero él lo intenta una y otra vez porque tiene un trabajo que hacer: si lo consigue, Alma podría responder por robots similares que pronto se convertirán en una parte aceptada y legalmente reconocida de la sociedad.

La película invita a la reflexión, pero es tan entretenida que casi se nos olvida. Pero, si uno pudiera diseñar un compañero perfecto, sin defectos, para ofrecer al cliente un tipo de experiencia personalizada insuperable, ¿por qué es tan importante aprender a tolerar o, en el mejor de los casos, a ignorar los defectos del otro? ¿Importa quién o qué te hace feliz mientras lo haga? Alma no es ajena a la pérdida, pero la historia es bastante optimista (sobre todo cuando se trata de robots). Sin embargo, resulta difícil no sentir una sensación de melancolía, y Schrader, junto con sus dos fantásticos actores, consigue que todo sea deliciosamente ambiguo. Si el significado de la vida, como recita Tom durante su desastrosa primera cita, es “hacer del mundo un lugar mejor”, quizás un compañero como este podría mejorar significativamente las vidas de las personas que se sienten solas. En cuanto olvidan que todo se basa en sus respuestas y en escáneres cerebrales, ya está: descubren cómo afinar el flirteo.  

I'm Your Man ha sido producida por la compañía alemana Letterbox Filmproduktion. Beta Cinema gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy