email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Reino Unido / Estonia

Crítica: Firebird

por 

- El amor queer lucha con todas sus fuerzas en el debut en la ficción de Peeter Rebane, ambientado en parte en una base militar de la Estonia ocupada por los soviéticos

Crítica: Firebird
Tom Prior (izquierda) y Oleg Zagorodnii en Firebird

“The girls, they love to see you shoot…” ("A las chicas les encanta verte disparar..."), dice la canción "I Love a Man in a Uniform" (1982), de Gang of Four, que reflexiona sobre la improbable relación entre la sexualidad y el servicio militar. Aunque Firebird [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, la cinta de Peeter Rebane que inauguró la semana pasada el festival Flare del BFI, de temática LGBTQIA+, no tiene una intención satírica (a diferencia de la canción), también trata sobre cómo pueden erotizarse las imágenes de poder y dominación militar, mientras explora los cuarteles del ejército como un entorno utópico de belleza masculina.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Todo esto va en consonancia con la visión de Rebane sobre los últimos años de la URSS, donde el placer y la libertad se mantenían en las sombras (las relaciones homosexuales fueron criminalizadas en Rusia hasta 1993). Aunque se trata de un trabajo muy personal, basado en unas memorias poco conocidas de Sergey Fetisov, que concuerdan con la propia infancia del director en la Estonia ocupada, la película se resiente a causa de un enfoque demasiado amplio y un tono inofensivo. Es como si el director tratase de complacer al gran público, transmitiendo simplemente un esbozo de la angustia presente en la historia original.

La película comienza en 1977. Los títulos en pantalla, escritos con la fuente Courier propia de los procesadores de texto de la época, especifican la fecha y el lugar exactos: la base de las Fuerzas Aéreas de Haapsalu, en el oeste de Estonia. Sergey Serebrennikov (interpretado por Tom Prior), cuyo apellido evoca los problemas del director ruso contemporáneo con la censura estatal, es un joven soldado que pasa las últimas semanas destinado en la base, donde el coronel Kuznetsov (Nicholas Woodeson, que ofrece una interpretación magnífica y entrañable) elogia su potencial en el ejército, mientras que Luisa (Diana Pozharskaya), una mecanógrafa con aspiraciones de convertirse en médico, sueña con casarse con él. Sin embargo, una sensación de insatisfacción lo carcome por dentro, y la aparición fortuita de un nuevo teniente de vuelo ruso, Roman (Oleg Zagorodnii), despierta nuevas pasiones.

Los dos hombres se enamoran, viviendo su romance de forma clandestina, y Roman alienta las esperanzas de Sergey de formarse como actor en la escuela de teatro de Moscú (sumido en una difícil situación existencial, Sergey llega a interpretar con seriedad el monólogo "ser o no ser" de Hamlet, leyendo el libro de la biblioteca del campamento). La pareja también se escabulle a la ciudad para asistir a una representación matinal del ballet El pájaro de fuego de Stravinsky. Aunque tratan de ser discretos, algunas miradas hostiles comienzan a darse cuenta de su aventura. Roman se ve obligado a contraer matrimonio con Luisa, que no conoce su verdadera orientación sexual, para disipar las sospechas sobre él. Estas referencias a textos clásicos, con sus pasiones volátiles a las que aspiran estos militares reprimidos, solo sirven para poner de relieve los aspectos menos llamativos de Firebird. Tras un prometedor primer acto, Rebane tiene problemas para evocar la resiliencia de la frustrada historia de amor entre Sergey y Roman, especialmente cuando este último experimenta el matrimonio y la paternidad.

Teniendo en cuenta su presupuesto, Firebird cuenta con unos valores de producción atractivos y sólidos, sin necesidad de ocultar planos exteriores poco convincentes, como se ven obligados a hacer muchos dramas de época. No obstante, este clasicismo viene acompañado de un carácter conservador, dando apenas pequeños pasos en una narrativa que nos deja extrañamente impasibles, incluso cuando los dos hombres caen en la desesperación. El potencial subversivo de un amor que surge en un entorno machista dominado por las prácticas de combate y los torsos desnudos da paso a un final en el mundo del teatro de Moscú, que resulta más refinado a nivel estético, pero igual de aburrido.

Firebird es una coproducción entre Estonia y Reino Unido, producida por The Factory y No Reservations Entertainment.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy