email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VISIONS DU RÉEL 2021 Competición

Crítica: Bellum – The Daemon of War

por 

- El documental de David Herdies y Georg Götmark presenta un tríptico de historias que exploran el significado de la guerra en la actualidad

Crítica: Bellum – The Daemon of War

Bellum – The Daemon of War [+lee también:
tráiler
entrevista: David Herdies y Georg Götm…
ficha de la película
]
, el nuevo documental de David Herdies y Georg Götmark, se ha presentado este año en la competición oficial del Festival Visions du Réel. La película comienza con Robert Oppenheimer citando las escrituras hindúes tras las primeras pruebas de bombardeos nucleares, acompañadas de una banda sonora etérea. A través de las palabras de Oppenheimer y las impresionantes imágenes de archivo, pronto nos damos cuenta de que el tema central del documental es la exploración de la guerra, concretamente de los mecanismos que emplean tres personas para enfrentarse a ella a través de distintas lentes. La primera es la mira telescópica de los rifles de asalto utilizados por antiguos contratistas militares que viven en una remota aldea de Texas, en medio del desierto de Mojave. La segunda es la lente de un telescopio, utilizado por un ingeniero sueco que desarrolla tecnologías de inteligencia artificial para la industria de defensa. La tercera es el visor de la cámara de fotos de una reportera de guerra que documenta la devastación en Afganistán.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

David Herdies y Georg Götmark adoptan un enfoque eminentemente observacional, sin apenas interacción. Las tres lentes (e historias) representan metáforas de tres puntos de vista radicales. La mira telescópica del rifle deshumaniza la guerra y reduce a los hombres a meros objetivos militares. Mientras tanto, el telescopio representa la ambivalente curiosidad científica del ingeniero, impulsada por su sed de conocimiento (un rasgo muy humano y admirable), pero que contribuye a financiar y promover la fabricación de máquinas de guerra inteligentes. Esta dicotomía también se ve reforzada mediante la observación del propio personaje, un hombre que puede ir directo al grano durante su rutina laboral, pero al mismo tiempo se revela como un esposo preocupado y padre de dos hijos. Por último, la lente de la cámara trata de empatizar y comprender el impacto humano de la guerra, pero tampoco está exenta de dilemas. La primera vez que la fotógrafa aparece en pantalla, la observamos hablando con un grupo de hombres del People's Peace Movement de Afganistán, a los que pide que usen sus pañuelos azules. A continuación, los reúne en un lugar al aire libre y les pide que aparquen un coche con las luces encendidas a pocos metros del grupo, para obtener una mejor fotografía. Los espectadores podrían preguntarse si es justo escenificar una imagen para transmitir un cierto significado a la hora de documentar la guerra.

El documental alterna continuamente entre las tres historias, pero las dos primeras (especialmente la que acompaña a los contratistas estadounidenses) van ganando más importancia a medida que avanza la película. Los trastornos por estrés postraumático cobran un mayor protagonismo y ofrecen a los espectadores algunas secuencias memorables ambientadas en un pueblo donde el bar es la única alternativa de ocio, y otras más curiosas como la escena en la que vemos al científico sueco bailando solo en una especie de cuarto de servidores mientras escucha música electrónica con sus auriculares.

A fin de cuentas, la película invita a los espectadores a reflexionar sobre algunas preguntas importantes. ¿Qué es la guerra en la actualidad? ¿A qué tipo de conflictos internos se enfrentan los protagonistas de este documental? ¿Podrán librarse alguna vez de su "guerra interior"? Por supuesto, Herdies y Götmark no logran encontrar respuestas concretas, pero la decisión de centrarse en estas tres “visiones” de la guerra es inteligente y está bien planteada. A pesar de que la estructura narrativa no está perfectamente equilibrada, Bellum – The Daemon of War ofrece un gran espacio para la reflexión, y lo hace de una manera atractiva y sincera. Sería interesante comenzar una nueva investigación "a tres bandas" dentro de un tiempo. Tal vez en 2040, cuando, según muchos analistas, la inteligencia artificial representará la mayor parte de la fuerza de trabajo del mundo y, presumiblemente, también la industria de defensa. La futura omnipresencia de la tecnología podría hacer que una investigación similar vuelva a ser oportuna y muy necesaria.

Bellum – The Daemon of War es una producción de la sueca Momento Film, coproducida por SVT, Film i Väst y la danesa Made In Copenhagen. La compañía alemana Deckert Distribution se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy