email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CPH:DOX 2021 Nordic:Dox Award

Crítica: Raising a School Shooter

por 

- Tened cuidado: Frida y Lasse Barkfors invocan la peor pesadilla de cualquier progenitor, por tercera vez

Crítica: Raising a School Shooter

Frida y Lasse Barkfors no conocen la piedad: después de las autoexplicativas Pervert Park [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
y Death of a Child, el dúo de directores daneses ha decidido abordar el tema de las matanzas en institutos, centrándose en los padres de los jóvenes perpetradores. Tras los atentados, estos deben hacer frente a más preguntas que respuestas, siendo señalados en sus comunidades, y preguntándose si sería mejor comunicarse con las familias de las víctimas o con sus propios hijos, en el caso de que estos hayan sobrevivido.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En resumen, es una situación difícil. Tal y como se muestra en las conversaciones con tres personas diferentes en la igualmente autoexplicativa Raising a School Shooter [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que ha tenido su estreno mundial en la sección Nordic:Dox del CPH: DOX, la reacción es siempre la misma: los padres son los primeros culpables. Si aceptamos la lógica de que los monstruos no nacen, sino que se crían, entonces debe ser responsabilidad de los progenitores. Sin embargo, las personas con las que hablan los Barkfors son aparentemente amables y tranquilas, con una vida familiar sin apenas traumas (con la excepción de un padre ausente, que comparte algunas opiniones sobre su divorcio).

En cualquier caso, a medida que profundizamos en las historias personales, las escuelas y el acoso incontrolado parecen ser un problema mucho mayor. Esto puede deberse a que los padres no quieren creer que han hecho algo mal, lo cual es comprensible. O tal vez sea la verdad: en una escena concreta, un padre visiblemente aliviado recuerda el momento en que otro niño admitió haber sido objeto de terribles abusos, al igual que su hijo. Pero estos padres todavía se sienten culpables por no haber escuchado, por no haber prestado más atención y no darse cuenta de que algo malo estaba ocurriendo justo delante de sus narices. Si hay algo que parece conectar a todos los jóvenes que llevan a cabo tiroteos en institutos es que no piden ayuda ni hablan de sus problemas, menos aún con sus padres.

Teniendo en cuenta la exposición mediática que suelen acaparar este tipo de eventos, es casi un alivio que los directores decidan no ir en esa dirección. En la película no se utilizan imágenes de telediarios ni se muestran las caras de los responsables. Al igual que en la reciente Mass, presentada en Sundance y que trata un tema similar, solo vemos a padres destrozados. Deambulan de espaldas a la cámara, ordenando sus casas y hablando sobre un niño que parece tener muy poco que ver con el asesino del que habla la prensa. La película se vuelve repetitiva después de un tiempo, pero sus historias tienen un gran impacto, incluso sin contar con apoyos visuales. Este es el caso de una madre que, al descubrir que su hijo podría estar detrás de la masacre de Columbine, "reza para que muera" si realmente ha sido el culpable, para posteriormente decidir incinerar su cuerpo, por miedo a que alguien le haga daño. O el caso de los vecinos que llevan comida a unos padres, sin saber cómo actuar cuando el hijo de alguien comete un acto así.

Esta misma simplicidad es lo que hace que la película ofrezca una visión respetuosa y delicada de un tema que ha sido explotada hasta la saciedad por el sensacionalismo. De hecho, no es necesario observar la violencia para comprender el horror indescriptible que supone preocuparse por un hijo para luego descubrir que “ha sido él”. Tener que sentarse en un juzgado, escuchando lo terrible que ha sido y lidiar con el “acoso” a tu familia. “Mi hijo es un asesino y eso no cambiará”, dice un padre. Es cierto. Pero todavía se refiere a él como su hijo.

Raising a School Shooter es una producción de la danesa Final Cut for Real, la sueca De Andra Film, la francesa Les Films Grain de Sable, la belga Visible Film y la sueca Film i Skåne. DR International Sales se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy