email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

HOT DOCS 2021

Crítica: School of Hope

por 

- La lucha por el agua continúa en la cinta de Mohamed El Aboudi, ganadora del Premio Especial del Jurado del Hot Docs, dejando a su público sediento

Crítica: School of Hope

Galardonada con el Premio Especial del Jurado al mejor largometraje documental internacional en Hot Docs 2021 (ver la noticia), School of Hope, de Mohamed El Aboudi, es un visionado relativamente agradable. La cinta presenta cierto humor y algunas sonrisas, a pesar de centrarse en la difícil situación de la tribu Oulad Boukais de Marruecos, que sufre los efectos de una sequía que parece durar una eternidad. Lo cierto es que su mundo, una de las víctimas silenciosas del cambio climático, no podría volverse más seco. Rodeados de tierra agrietada, las discusiones más acaloradas giran en torno al agua. Es como estar atrapados en Mad Max: Furia en la carretera, mientras la frase "No os volváis adictos al agua, esa sensación se apoderará de vosotros y extrañaréis su ausencia", comienza a sonar como un lema que todos quieren evitar.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Como era de suponer, la tribu se encuentra entre los últimos pueblos nómadas en la actualidad, y aunque algunos se aferran a las viejas costumbres, los más jóvenes prefieren un futuro diferente, preferiblemente uno que incluya un trabajo estable. Aquí es donde entra en juego el edificio titular, dirigido por Mohamed, el nuevo profesor. A pesar de contar con poco más que cuatro paredes de arcilla, ya que todos los pupitres están rotos, el maestro no es de los que se rinden. Mohamed está decidido a luchar por sus 11 estudiantes, aunque su lugar de trabajo le da un nuevo significado a la frase “en medio de la nada”, lo que provoca largos momentos de silencio. Después de todo, no hay nadie cerca con quien hablar.

Si hay algo que resulta familiar en School of Hope, una propuesta agradable, aunque poco revolucionaria, es la figura del "docente inspirador". Pero en este caso no hay gritos de “¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!”, como en el Club de los poetas muertos, y no solo por culpa de los inestables pupitres. Cualquier victoria es pequeña, aunque importante, y los obstáculos son los habituales: familias con problemas que prefieren que sus hijos se ocupen de las ovejas en lugar de ir a la escuela, o preocupados porque su hija de trece años es demasiado mayor para ser educada, ahora que su “cuerpo está cambiando”. A pesar de que una madre interviene de vez en cuando, aconsejando a un miembro de la familia que vaya a "arrojarse contra la valla" si no está de acuerdo en darle una oportunidad a su hija, lo cierto es que las cosas siguen igual, aunque ya no hay vuelta atrás. No es de extrañar que, cuando se les pregunta sobre el significado de la esperanza, estos niños simplemente se quedan mirando fijamente a su profesor.

Sin embargo, El Aboudi sabe hablar con ellos y conseguir que se abran ante la cámara, lo que se convierte en la parte más conmovedora de la película. Es evidente que prefieren caminar (o andar en bicicleta) esos 12 kilómetros, sin importarles la ausencia de baños, antes que atender sus tareas domésticas. Son infantiles y traviesos, pero ya se han resignado a su destino, señalando lo que parece estar pensando toda la comunidad: “Todos aquí sufren. ¿Para qué?"

School of Hope es una producción de la finlandesa Illume Ltd, coproducida por la francesa Bellota Films, la estadounidense Vulcan Productions y la marroquí La Prod.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy