email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2021 Un Certain Regard

Crítica: Great Freedom

por 

- CANNES 2021: Franz Rogowski está excelente en el papel de un hombre encarcelado por su homosexualidad en la Alemania de la posguerra en esta impresionante cinta del austriaco Sebastian Meise

Crítica: Great Freedom
Franz Rogowski en Great Freedom

Franz Rogowski tiene que ser uno de los jóvenes con más talento en el mundo actual de la interpretación; cada película agraciada con su presencia plasma nuevas e inusuales facetas en su oficio de actor, así como múltiples sutilezas; es como una serie de elementos químicos que todavía no han sido clasificados y no han recibido un nombre. Ha personificado la amenaza (Victoria [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Sebastian Schipper
ficha de la película
]
), un personaje principal trágico, oscuro y romántico (Transit [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Christian Petzold
entrevista: Franz Rogowski
ficha de la película
]
) y, ahora, en Great Freedom [+lee también:
tráiler
entrevista: Sebastian Meise
ficha de la película
]
, un personaje que exuda virtud. El realizador austríaco Sebastian Meise, hasta ahora no muy conocido, se pone al frente de su segundo largo de ficción, que se estrena tempranamente en la sección Un Certain Regard de Cannes. Cuanta más gente se exponga a Great Freedom, más anacrónica parecerá la idea de que no era muy conocido.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Puesto que se trata de una artística película existencialista alemana, los antecedentes hay que buscarlos en Kafka. El personaje de Rogowski, Hans Hoffmann, es el claro ejemplo de un individuo “detenido una mañana sin haber hecho nada malo”, por hacer un guiño a la infame frase con la que empieza El proceso; en este caso, el “delito” es la práctica de relaciones homosexuales. Utilizando una analogía que quizá no sea del agrado de Meise, Great Freedom es una extensión de El proceso, en la que seguimos a Josef K. si lo enviasen directo a la cárcel saltándose el burocrático campo de minas que tiene que atravesar en la novela. 

Great Freedom es un trabajo que combina a la perfección muchos temas y que examina en detalle la historia alemana de la posguerra, la vida en el ambiente antes de la despenalización y cómo la aplastante lógica del encarcelamiento crea una cárcel mental hasta el punto de que uno pierde todo su sentido. No se analiza de verdad por qué Alemania mantuvo su intolerancia tras la victoria aliada, pero resulta fascinante que esto no parezca crear ninguna elipsis extraña. Meise tampoco escatima en los placeres más manidos de las películas ambientadas en la cárcel y de hecho les da la vuelta en su propio beneficio: tenemos peleas en el “patio”, noches en el “agujero” y gestos que hacen pensar en una fuga. No es una experiencia aplastantemente desalentadora: hay ligereza y sexo, y no precisamente poco. 

A lo largo de las líneas temporales que se entrecruzan a modo de muñecas rusas, Hans se encuentra una y otra vez en la misma cárcel de máxima seguridad por una sucesión de actos homosexuales y es reprendido en concreto al ser descubierto en pleno acto (aquí no hay una “policía del pensamiento” como la de Orwell). La figura recurrente en cada etapa histórica, es decir, 1945, 1957 y 1968 (el año anterior a la despenalización) son las marcas temporales, un Viktor (el igualmente aplaudido actor austríaco Georg Freidrich) que cumple una cadena perpetua y es, al menos en un principio, homófobos empedernido. La relación entre los hombres se desarrolla de manera fascinante hasta alcanzar una suerte de vínculo romántico sin serlo.

Great Freedom tiene una cualidad estática inherente e intencionada. En sus 118 minutos de metraje, que dan para mucho, se van sucediendo tramas inicialmente irrelevantes pero que cuando se engarzan, a veces una hora más tarde, te preguntas cómo es posible que hubieras dudado de la destreza de Meise como realizador. Es una película compleja, pero entre sus virtudes se encuentra que lleva a los anales de la historia del cine una historia oculta, algo similar a The imitation Game (Descifrando Enigma) de Alan Turing pero con una clase artística notablemente superior.

Great Freedom es una coproducción entre Alemania y Austria, en manos de FreibeuterFilm y Rohfilm Productions. The Match Factory se ocupa de las ventas en todo el mundo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marcos Randulfe)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy