email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2021 Competición

Crítica: Titane

por 

- CANNES 2021: En su alucinante película, Julia Ducournau demuestra que no está mal tener amor por tu propio coche, pero que hay que utilizar anticonceptivos

Crítica: Titane
Agathe Rousselle en Titane

No hay forma de detener a Julia Ducournau, que ha logrado sacudir a los asistentes al Festival Cannes cuando todo parecía asentado en la tranquila competición de este año. Su anterior trabajo, Crudo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Julia Ducournau
ficha de la película
]
, fue una de las mejores películas de los últimos años, mientras que la nueva Titane [+lee también:
tráiler
entrevista: Julia Ducournau, Vincent L…
ficha de la película
]
es puro caos. La franquicia Fast & Furious abandonó hace mucho tiempo cualquier pretensión de realismo, pero este es el tipo de amor por los coches que Vin Diesel no aprobaría. O tal vez se pondría celoso.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Está claro que Alexia (Agathe Rousselle) sabe lo que quiere: quiere a su coche, y el sentimiento parece ser mutuo. Lo ha querido desde que un accidente la dejó con una placa de titanio en la cabeza, aunque ya se mostraba entusiasmada antes de eso, mientras viajaba de niña en el asiento trasero, para disgusto de su distante padre. Ahora, Alexia ha crecido y es bailarina en exhibiciones de coches, adorando a los vehículos para el deleite de muchos. Tras un encuentro con un aficionado, hay un cuerpo del que deshacerse, y ella pasa de ser una joven sexy que se contonea en el capó de un coche a un chico de pecho plano llamado Adrian en cuestión de minutos. Un chico que desapareció sin dejar rastro hace mucho tiempo, pero al que su padre, un bombero cachas (Vincent Lindon), está encantado de recibir en casa.

A partir de aquí, Titane se vuelve sorprendentemente melancólica. Se trata de un giro repentino, sobre todo tras una larga secuencia de Alexia asesinando a gente como si fuera Beatrix Kiddo, aunque en este caso es difícil averiguar quién la ha traicionado (esta podría ser la única masacre de la historia causada por un pezón sensible). Ducournau sigue muy interesada en el tema de los cuerpos, al igual que lo estaba en Crudo, y Alexia cambia rápidamente. Aun así, esta podría ser simplemente una historia sobre dos personas solitarias: una que no recibió amor cuando era niña y otro incapaz de superar el luto por su hijo.

Resulta bastante gracioso ver cómo esta directora emplea elementos que ya no están bien vistos (primeros planos de culos, duchas grupales) y los moldea a su gusto. La encantadora Jumbo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Zoé Wittock
ficha de la película
]
, dirigida por Zoé Wittock, que trata sobre otra chica atraída por una máquina seductora, es una historia mucho más dulce, pero cuando Rousselle baja el ritmo y se venda aún más los pechos, la tristeza sustituye a la rabia y el resultado también es conmovedor. En parte, esto se debe a que Alexia no habla demasiado, y mucho menos sobre sus miedos o deseos. Sin embargo, haga lo que haga, siempre se compromete hasta el final, aunque esto signifique romperse la nariz de la forma adecuada: contra un fregadero. No hay dudas sobre el talento de Ducournau, que logra transmitir con fluidez lo extraño y lo impactante como si fuera natural. Y, de paso, demuestra que la “Macarena” nunca morirá, por mucho que lo intentemos. ¡Hey Macarena!

Titane es una coproducción franco-belga, producida por Jean-Christophe Reymond y coproducida por Kazak Productions, Frakas Productions, Arte France Cinéma, BeTV, Canal+, Ciné+ y VOO. Wild Bunch International se ocupa de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy