email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2021 Quincena de los Realizadores

Crítica: A Night of Knowing Nothing

por 

- CANNES 2021: Payal Kapadia se acerca al movimiento anticastas en su ganadora del Oeil d’or, y demuestra que a veces es más fácil protestar en las calles que en el propio hogar

Crítica: A Night of Knowing Nothing

Vista en la Quincena de los Realizadores en el Festival de Cannes de este año, A Night of Knowing Nothing [+lee también:
entrevista: Payal Kapadia
ficha de la película
]
le da una vuelta al concepto de “material encontrado”. Esta vez, las imágenes son realmente imágenes encontradas, para ser más exactos en un armario del Film & Television Institute de la India. Hay recortes de prensa y tarjetas de memoria, como se desvela al principio, pero también cartas viejas escritas por un estudiante que firma con la inicial “L”, algo que aporta un toque personal con crecientes tintes de investigación política, no muy lejos de la brillante Radiograph of a Family [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
de Firouzeh Khosrovani.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Sin embargo no esde una película que se centra solo en la información, sino también en evocar sentimientos muy concretos, y ahí es donde patina algo la directora Payal Kapadia, de Bombay. A través de una temblorosa voz en off, la historia que sale de las cartas no nos engancha tanto como debería. También es una historia de amor, pero una historia de amor que al parecer no puede florecer plenamente porque el hombre es incapaz de rebelarse en la vida privada como lo hace en la vida pública en lo que respecta al movimiento anticasta, como indica “L”. Una vez que su familia da a conocer su opinión, él prácticamente tira la toalla y ella empieza a deambular por la página y a compartir sus pensamientos con quien los quiera escuchar.

Esta subtrama resulta solo parcialmente atractiva y sirve como telón de fondo para la agitación que muestra más adelante Kapadia con los estudiantes que protestan contra una discriminación que cuesta imaginar, enmarcada en un contexto de clamores por el fin de la explotación, la delincuencia y la pobreza. La lista es interminable, y los rostros de las víctimas de terribles delitos aparecen fugazmente. Pero Kapadia, que probablemente no quiere aislar a los espectadores internacionales, no pierde demasiado tiempo en explicar los múltiples traumas de su país, lo que a veces constituye un problema. Tras el visionado de este trabajo, a uno le toca reflexionar un poco para terminar de asimilar algunas cuestiones emocionales, como por ejemplo la trágica historia de Rohith Vemula, el estudiante que se quitó la vida luchando por los derechos de los dalit.

Esto explica por qué este trabajo, mitad documental y mitad pesadilla granulada, se convierte en una experiencia de la que uno es testigo a una cierta distancia de seguridad. Eso sí, la violencia mostrada en blanco y negro, por más que sea enconada, parece que tiene lugar lejos. Y al mismo tiempo que la desesperada lucha continúa, una persona termina lamentablemente dándose cuenta de que su amante, que apenas reacciona, puede que no tenga la fuerza necesaria para luchar por un futuro común. “Quizá nunca has sido valiente”, viene a decir, lo que nos lleva a pensar que estamos antes una película sobre la esperanza pero también sobre la decepción.

A Night of Knowing Nothing cuenta con la producción de Petit Chaos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marcos Randulfe)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy