email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2021 Competición

Crítica: Hierve

por 

- Philip Barantini presenta un gran plato en el Festival de Karlovy Vary con una película hecha de varios ingredientes muy buenos

Crítica: Hierve
Stephen Graham, Vinette Robinson y Ray Panthaki en Hierve

Hierve [+lee también:
tráiler
entrevista: Philip Barantini
ficha de la película
]
, la propuesta de Philip Barantini que compite por el Globo de cristal en el Festival de Karlovy Vary, es la película más reciente que entra en el club de las películas rodadas en una sola toma. Lejos han quedado los días en los que el espectador se asombraba cuando Alfred Hitchcock rodaba tomas de ocho minutos. Pero entonces lo digital empezó a sustituir al celuloide, y la capacidad de rodar películas con cámaras cada vez más pequeñas que necesitan menos iluminación y con memorias capaces de almacenar horas y horas de grabación llevó a una explosión en el número de películas rodadas en una sola toma. Algunos ejemplos famosos son El arca rusa [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, Victoria [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Sebastian Schipper
ficha de la película
]
y Birdman. Hay más películas del mismo tipo, pero es muy probable que no las hayas visto. Todo esto para decir que el recurso de una sola toma no es tan apasionante ni tan asombroso como lo fue en su momento, por lo que la buena noticia es que Hierve resulta un plato sabroso gracias a sus decentes interpretaciones, sus interesantes personajes y sus divertidos giros de guion.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El personaje principal es Andy, interpretado por Stephen Graham, un jefe de cocina de un restaurante de lujo. Graham se ha convertido en uno de los mejores actores británicos y borda el papel de una persona que ve cómo un mal día puede convertirse en un día incluso peor. Para empezar llega tarde otra vez al trabajo, apestando a alcohol y absorto en sus problemas personales. De repente se ve en medio de una evaluación sanitaria con un técnico que se lamenta del empeoramiento de los estándares del restaurante. El resultado es que el local pasa de una calificación de cinco estrellas a unas mediocres tres estrellas, y nadie duda de que en los últimos dos meses los estándares han caído en picado. Andy tiene poca paciencia y en un principio se encara con sus trabajadores por la mala puntuación, pero ninguno de los miembros de su equipo duda de que la raíz del problema es Andy.

Cuando por fin el restaurante abre sus puertas, entre los comensales se incluye un patriarca racista, un famoso chef, un grupo de turistas estadounidenses y un hombre que quiere pedir matrimonio a su novia, con alergia a los frutos secos. Andy está especialmente agobiado por tener que servir al reputado chef Alistair Skye (Jason Flemyng), para quien solía trabajar. Y por si eso no fuera suficiente, aparece con la crítica gastronómica Sara Southworth (Lourdes Faberes). Sin embargo el drama que se vive entre comensales no es nada comparado con lo que sucede en cocinas. Cada uno de los trabajadores tiene sus propios problemas, a uno le han ofrecido un salario mejor en otro trabajo, otro tiene pensamientos suicidas, la que lava los platos está embarazada y está enfadada porque su ayudante llega tarde, y otro está viviendo su primera semana de trabajo. La segunda de cocina (Vinette Robinson) odia al encargado, y el chef (Ray Panthaki) odia a todo el mundo.

El excelente guion es un desarrollo de la idea del cortometraje homónimo de una sola toma nominado a los British Independent Film Awards, obra de Philip Barantini y del coguionista James A Cummings. De hecho, uno de los aspectos menos emocionantes de la película es que está rodada en una sola toma, una técnica que hemos visto con más espectacularidad y ambición en otras ocasiones. Optar por esa solución obliga puntualmente al director a crear momentos claramente superfluos y faltos de energía simplemente porque necesita hacer cambios en el set sin tener que gritar “corten”. Así, por ejemplo, un personaje va por drogas y otro llora a puerta cerrada en un baño. No obstante, estos momentos hasta se perdonan porque Barantini, un diamante como guionista y director, ha puesto toda la carne en el asador.

Hierve es producción del Reino Unido, de Ascendant Films y Burton Fox Films. Los coproductores son Three Little Birds, Matriarch Productions, Alpine Films, White Hot Productions, Insight Media Fund, Urban Way y Bromantics. Las ventas internacionales las gestiona Charades.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marcos Randulfe)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy