email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2021 Competición

Crítica: Leave No Traces

por 

- VENECIA 2021: El emergente director polaco Jan P. Matuszyński presenta a competición una expansiva cinta judicial sobre el asesinato en la Varsovia del 1983 del estudiante Grzegorz Przemyk

Crítica: Leave No Traces
Mateusz Górski (centro) en Leave No Traces

Leave No Traces [+lee también:
tráiler
entrevista: Jan P. Matuszyński
ficha de la película
]
parece un intento del cine moderno polaco por emular el estilo de Sidney Lumet o Costas-Gavras (una exploración del pasado valiente y exhaustiva). Si embargo, impresiona por sus buenas intenciones y su compromiso, pero te deja esperando algo más. El aclamado cineasta polaco Jan P. Matuszyński ha decidido dramatizar el famoso caso Grzegorz Przemyk de 1983, que cautivó y dividió al país, y provocó un escrutinio mayor del régimen polaco por parte del extranjero. Przemyk fue asesinado bajo custodia policial después de haber sido detenido junto a un amigo por no mostrar su identificación a la policía; fue herido de gravedad y murió en el hospital (un reto puesto que se trata de determinar, en un contexto legal, lo que sucedió exactamente). La odisea legal de la madre soltera de Przemyk, Barbara Sadowska, y el destino del testigo, Jurek Popiel (un personaje ficticio, muy bien interpretado por Tomasz Ziętek), constituyen la extensa duración de la película (casi tres horas), cuya efectividad no es del todo consistente. La película de Matuszyński se ha estrenado en la recta final de la presente edición del Festival de Venecia, en la sección principal.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película se mete en problemas desde el principio puesto que se centra demasiado en el personaje testigo de Jurek, y su supuesta centralidad en el caso. Llegamos a sentir un mareo al pasar de situaciones pasivas —la soledad propia de la protección de testigos, y su conflicto con sus padres conformistas (Jacek Braciak y Agnieszka Grochowska)— a los intentos de los torpes apparatchicks del gobierno por cubrir su última vergüenza política. Sin embargo, de forma incuestionable, Matuszyński y su guionista, Kaja Krawczyk-Wnuk, tienen mucho mérito por centrarse en una mirada artística de la época, un periodo de la historia reciente que parece estar de actualidad mientras el país se enfrenta a sus divisiones políticas a principios del siglo XXI. Es mejor tener un éxito noble y mixto —que hará pensar mucho a los espectadores sobre los problemas que trata— que crear algo didáctico e insulso. Cuando el dictador de facto del país, Wojciech Jaruzelski (Tomasz Dedek), pone excusas trumpianas de “noticias falsas” al ser informado de las numerosas protestas callejeras de apoyo, el tiempo que permanecen en pantalla él y sus aliados nos ayuda a comprender el estado de ánimo del país, y sus patéticos esfuerzos por mantener la unidad, pero no las excusas.

Los aspectos formales del trabajo de dirección nos convencen de su autenticidad. Era una época donde las películas y programas de televisión del estado se grababan en celuloide —a menudo en formato de 16 mm— y eso es lo que hace Leave No Traces: el grano natural y fotoquímico parece adecuado para los pavimentos grises, los zapatos de piel vintage y el mobiliario espartano de los hogares de la Varsovia de los últimos años del comunismo. La música de Ibrahim Maalouf parece —en el mejor sentido posible— el trabajo de un genio musical de los años 80 con las paredes llenas de equipos análogos. Te hará volver a enamorarte con ese sonido constante de la caja de ritmo al estilo John Carpenter.

También es importante ver cómo acceden los espectadores a este tipo de historias en la actualidad; no es acusar a las películas serias y basadas en hechos reales de estar “muertas” o de ser anacrónicas, pero ese mercado ha sido acaparado por series episódicas y podcasts. A veces, parece que Leave No Traces tiene una responsabilidad, aunque su combinación de hechos de Wikipedia con la percepción psicológica de la Polonia de los años 80 deja un rastro.

Leave No Traces es una coproducción entre Polonia, Francia y la República Checa, llevada a cabo por Aurum Film, Les Contes Modernes, ARTE France Cinéma y Background Films. New Europe Film Sales gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy