email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2021 Competición Óperas primas

Crítica: Altri cannibali

por 

- La ganadora de la Competición de Óperas primas de este año es el desconcertante relato de un caníbal extrañamente equilibrado, dirigido por Francesco Sossai

Crítica: Altri cannibali
Walter Giroldini y Diego Pagotto en Altri cannibali

Altri cannibali [+lee también:
entrevista: Francesco Sossai
ficha de la película
]
, una obra indudablemente revolucionaria presentada este año en el Festival Black Nights de Tallin, es una de esas películas deliberadamente sombrías, que se compromete con su tono e intenciones de una forma tan premeditada que acaba revelándose como una comedia negra encubierta. Esto resulta apropiado considerando el origen de la obra, un proyecto financiado por una escuela de cine como parte de los estudios del director, Francesco Sossai, pero es difícil imaginar la vida comercial de la película más allá de los festivales donde resulte justamente seleccionada, aunque esto podría considerarse un cumplido. Lo cierto es que se parece al estudiante callado sentado al final de una clase de escritura, sin llamar la atención sobre sí mismo, pero demostrando tener las ideas más retorcidas y cautivadoras. La película fue galardonada con el premio principal en la competición de óperas primas de Tallin, que acaba de concluir (ver la noticia).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Siguiendo el ejemplo de otros híbridos europeos de terror-realista, como Déjame entrar [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: John Nordling
entrevista: Tomas Alfredson
ficha de la película
]
y Border [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ali Abbasi
ficha de la película
]
, la monocromática Altri cannibali explora el tabú titular desde un ángulo pesimista y doméstico, donde los “monstruos” acechan en entornos cotidianos como el pub o una ferretería (aunque, pensándolo bien, ¿qué podría ser más aterrador que eso?). No obstante, la habilidosa hazaña de Sossai, al menos hasta el decepcionante final de la película, es hacer que la relación protagonista, que se desarrolla entre un caníbal y su presa solitaria, resulte bastante ambigua. Es precisamente el título, que identifica directamente el tabú, lo que aporta un significado indudable a los eventos que observamos, protagonizados por dos hombres de orígenes muy diferentes, que deambulan por una casa en ruinas y tienen interacciones ocasionales con los lugareños, en la zona de los Dolomitas italianos. Si obviamos la idea que sugiere el título, podríamos identificarlos erróneamente como amantes secretos o incluso como vampiros (y nuestra comprensión sobre quién es el caníbal y quién la víctima podría revertirse).

Fausto (Walter Giroldini, un gran actor no profesional) es un operario diligente en una fábrica que se dedica, según él, a crear “mecanismos de precisión”. Su largo y descuidado pelo gris y sus mejillas enrojecidas recuerdan a uno de los personajes más aterradores de la televisión y el cine, el Killer BOB de Twin Peaks. Ivan (Diego Pagotto) es un estudiante de doctorado en Filosofía en una universidad cercana a Padua. Fausto, de forma un tanto descorazonadora, le pregunta en cierto momento si parece “demasiado mayor para ser un estudiante”. Aunque no se dice de forma explícita, está claro que ambos se conocieron de forma anónima en Internet, y este es su primer encuentro para verse en persona. O para dejarse comer, como un regalo del joven (claramente deprimido) hacia el otro.

Las motivaciones de Fausto no parecen lo suficientemente rigurosas como para considerarlo un “plan”, mientras que Ivan se muestra extrañamente inseguro. Es como si Sossai y su coguionista Adriano Candiago hubiesen omitido deliberadamente algún detalle clave, o como si Fausto hubiera mostrado algún tipo de misericordia hacia Ivan. Lo que resulta más genuino es la revelación del alcance de la vida encubierta de Fausto: gradualmente, descubrimos por qué le atrae trabajar en esa fábrica, en medio de todo el metal oxidado y desconchado, ante la posibilidad de accidentes (aunque esto se expresa de una manera demasiado contundente y cómica durante las escenas finales). ¿Es correcto definir a Fausto como un depredador que rompe tabúes? ¿Incluso cuando podría estar reprimiendo conscientemente sus impulsos, integrándose lo mejor que puede en la sociedad, e incluso adorando a su madre? (Después de todo, todavía vive con ella y cocina para los dos, aunque su comida favorita es el pescado seco).

Altri cannibali es una producción de la alemana Deutsche Film- und Fernsehakademie Berlin.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy