email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Polonia

Crítica: Judges Under Pressure

por 

- El rabioso retrato de Kacper Lisowski de la crisis judicial polaca dice a veces las cosas en bajito, pero no se las calla

Crítica: Judges Under Pressure

Judges Under Pressure [+lee también:
entrevista: Kacper Lisowski
ficha de la película
]
, la película de Kacper Lisowski que abre WatchDocs, y que se estrenó en IDFA hace apenas un mes, es una película imperfecta, y es comprensible: es una reacción emocional a lo que está ocurriendo en Polonia, donde parece que el gobierno está haciendo todo lo posible por socavar la independencia judicial, en lugar de una versión moderada de los hechos que ya se han instaurado. Una vez que coge ritmo —y decide no explicar todo— vuela, ayudada por una banda sonora enérgica y animada que le da una onda más malvada de lo que uno podría esperar.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cuando la cantante Maria Peszek dice en Sorry, Poland —una canción incluida en la película— que ella no le daría a su país ni una gota de sangre, no hace falta preguntar a qué se refiere. En los últimos años, después de su giro hacia el populismo de derecha, Polonia ha dado titulares con una regularidad aterradora. La amenaza a su Estado de derecho, así como la limitación casi total del aborto, ha dado como resultado protestas masivas, y Judges Under Pressurees, predeciblemente, una historia de un solo bando, donde casi ninguna escena incluye al partido Ley y Justicia, o a sus votantes, pintándolos como idiotas, villanos o ambos. Algo que se añade a la sensación general de que es una película enfadada, sobre gente enfadada, a la que le falta muy poco para repetir la frase que gritó Howard Beale hace años.

Es cierto que este documental se comprenderá mejor en Polonia, pero ante a un tema tan complejo, Lisowski hace lo necesario: sigue a unos protagonistas muy interesantes. Los gustos del juez Igor Tuleya son, a falta de una forma mejor de decirlo, divertidos de ver. Un manojo de nervios que depende de la nicotina como el aire que respira, pero siempre dispuesto a hablar, demuestra que cualquier mención a la “aristocracia judicial”, como a algunos políticos les gusta repetir aquí, es inútil. Son personas bastante normales que, de repente, no pueden hacer su trabajo y, son llevados a la locura por la burocracia, los ataques vía internet (algunos presuntamente orquestados por el propio Ministerio de Justicia) y el miedo constante a no poder mantener a sus familias. “No se acaba nunca, no importan los cargos”, dice alguien. Luego, cuando alguien menciona El proceso, de Kafka, ya sabes que las cosas van mal.

La idea de preguntar a algunos jóvenes manifestantes para qué creen que sirve la ley no la corta del todo; recibe respuestas como “proteger a los que necesitan protección y apoyo” y “escuchar a los que no tienen voz”, y parece un trabajo escolar. También hay citas de Montesquieu y de Atticus Finch, pero no hay necesidad de tales ornamentaciones; no cuando el presidente actual sostiene abiertamente que “nuestro sistema de justicia debe ser reparado” y sus simpatizantes responden cantando su nombre, Andrzej Duda, como si fuera Hallelujah, de Leonard Cohen. Algo que, francamente, hay que ver para creer, así que ve a YouTube.

Es raro que uno necesite “humanizar” a los jueces para captar el interés de las personas, oírlos decir que no son “cíborgs”, y que tienen emociones y sentimientos. Pero es cierto que, siempre ha habido algo protegido sobre su profesión, sus togas negras y su poder. Resulta extraño verlos interactuar con simples mortales, también en festivales de rock, de todas partes, o pidiendo ayuda; pero está claro que es la mejor manera. La película de Lisowski sigue el mismo consejo, acercándose lo máximo posible y prestando más atención a sus luchas individuales que a todos los hechos y cifras.

Judges Under Pressure, escrita por Iwona Harris y Kacper Lisowski, ha sido producida por la polaca Lollipop Films, que también gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy