email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Competición

Crítica: Holy Spider

por 

- CANNES 2022: Ali Abbasi, el genio de origen iraní tras la cinta ganadora del Un Certain Regard Border, firma otro trabajo magistral, esta vez presentado en la competición

Crítica: Holy Spider
Zar Amir Ebrahimi en Holy Spider

Debe haber una manera inusual de describir esta historia oscura y perturbadora, inspirada en un hecho real, pero Ali Abbasi nunca olvida que las películas —hasta las más ambiciosas y complejas— deben ser divertidas.

Su nuevo thriller, Holy Spider [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, ambientado en Irán y proyectado en la sección principal de Cannes, es interesante, aterrador y contiene dos interpretaciones extraordinarias: las de Zar Amir Ebrahimi, que pasó de directora de casting a protagonista, y Mehdi Bajestani, que interpreta al asesino de prostitutas que cree que le está haciendo un favor a su sagrada ciudad de Mashhad. ¿Y sabes qué? Algunos podrían estar de acuerdo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Abbasi elige a una protagonista femenina, una periodista que viene directamente de Teherán y que es obligada a luchar por cada minuto de su vida, hasta cuando intenta reservar una habitación de hotel, para mostrar una sociedad que ya se ha decidido. Aparentemente, la violencia puede ser perdonada si hay una “razón” para ello, y no puedes culpar a un hombre de familia decente por intentar salvar a sus hijos de la presencia de una mujer “corrupta”.

Lo interesante de Holy Spider es que Abbasi las muestra. Esas mujeres, no solo víctimas anónimas, tienen diferentes personalidades, dificultades y perspectivas de la profesión que —a ojos de muchos— se han representado como “sin valor”. Una vez más, y quién sabe si algún día cambiará, las mujeres son el origen del mal y deben ser desechadas con discreción. No sus clientes violentos, ni sus acusadores, ni sus asesinos. Siempre es culpa suya y las calles deben ser purgadas de la depravación.

Hay algo en esta película que te hace sentir bastante incómodo, pero no es la violencia (dada su temática, Abbasi se contiene, pero tuvo que grabar la película en Jordania). En gran parte se debe a la reacción de las personas; la manera fácil y rápida en que deshumanizan a las mujeres resulta reconocible y auténtica. No eleva precisamente, a pesar de la fuerza y la determinación de su protagonista, pero al menos Abbasi expone cosas que muchos hubieran ocultado o dejado que se pudran al lado del camino.

También se arriesga a mostrar a un asesino que puede ser amable, tierno, no solo una figura que emerge de la oscuridad de la noche. Se sugiere un trastorno de estrés postraumático, de culpa del superviviente, quizás. Este hombre quiere ser recordado como alguien que fue útil a la sociedad, y seguro que quiere atención. Estos asesinos siempre la consiguen, con sus pistas y sus constantes llamadas a la prensa. Además, el secreto no se guarda por mucho tiempo: Abbasi está más interesado en el por qué y no tanto en el quién. Pero eso no hace que la película sea menos emocionante. Está llegando al punto en que, tome la dirección que tome como director, tanto si explora las vidas sexuales de los trolls como las excusas retorcidas de los asesinos en serie, sería una tontería no seguirlo. 

Holy Spider ha sido producida por la danesa Profile Pictures y la alemana One Two Films, en coproducción con Nordisk Film Production (Suecia), Wild Bunch (Francia), Film i Väst (Suecia), Why Not Productions (Francia), ZDF/ARTE (Alemania) y ARTE France Cinéma. Wild Bunch International gestiona las ventas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)


Galería de fotos 23/05/2022: Cannes 2022 - Holy Spider

26 fotos disponibles. Desliza hacia la izquierda o la derecha para verlas todas.

Ali Abbasi, Nima Akbarpour, Sara Fazilat, Mesbah Taleb, Zar Amir-Ebrahimi, Mehdi Bajestani
© 2022 Fabrizio de Gennaro for Cineuropa - fadege.it, @fadege.it

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy