email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Proyecciones de medianoche

Crítica: Rebel

por 

- CANNES 2022: La audaz película de acción de Adil El Arbi y Bilall Fallah, sobre unos hermanos que se van a Siria obligados a luchar para el ISIS, es un feroz ataque a los sentidos

Crítica: Rebel

Es posible que Rebel [+lee también:
entrevista: Adil El Arbi y Bilall Fallah
ficha de la película
]
sea la película más compleja del Festival de Cannes de este año. Este trabajo, visto en Proyecciones de medianoche, interpela al espectador para que simpatice y empatice con dos hermanos belgas que se alistan para luchar para el ISIS en Siria. Lo hace mostrando cómo, a través de presiones externas, engatusan a los jóvenes para luchar por el grupo, y antes de que se den cuenta de su error ya están en territorio de guerra. Los hermanos son testigos de la brutalidad de lo que está pasando in situ. Su odio hacia el ISIS va creciendo, aunque, desde fuera, parecen estar luchando por el grupo. A pesar de que son personas inocentes empujadas a luchar, algunas de sus acciones harán hervir la sangre de la gente, y eso los convierte en antihéroes y por lo tanto cuesta perdonarles o quererlos. Si bien el argumento ya constituye en sí todo un reto para los sentidos, Rebel también es compleja desde el punto de vista formal por algunas secuencias, por ejemplo una que se convierte en un musical de rap y por lo tanto la pantalla se llena de canciones y bailes, con coreografías del famoso artista de renombre mundial Sidi Larbi Cherkaoui.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Lo realizadores belgas Adil El Arbi y Bilall Fallah son directores que siempre está dispuestos a llevar la acción un poco más allá de donde se espera. Llevan a sus personajes hasta el extremo a la hora de responder a las presiones externas de su entorno. Desde su segunda película, Black [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Adil El Arbi y Bilall Fallah
ficha de la película
]
(2015), ambos directores han desarrollado una carrera meteórica, e incluso han ido a Hollywood a rodar Bad Boys for Life. Aportan a esta película todo su conocimiento como realizadores y narradores de historias, especialmente a la hora de crear secuencias de acción con un presupuesto bastante reducido.

Es un asalto a los sentidos, ya que la acción avanza a un ritmo desenfrenado con el objetivo de desorientar y engatusar al espectador. Hay suficiente trama para llenar una serie, pero en el fondo se trata de la historia de una familia que está desgarrada por preocuparse demasiado por el mundo y por los demás. Lo que los mete en problemas es el amor, no el odio. Al convertir esto en la razón que lleva a los hermanos a Siria se consigue provocar la empatía por unos personajes que cometen unas atrocidades deleznables. Son tan antihéroes como Travis Bickle en Taxi Driver.

En cuanto a su estructura, la película empieza con noticias de Siria antes de llevarnos a Molenbeek, la zona de Bélgica poblada por inmigrantes que se hizo famosa por ser el lugar de reclutamiento del ISIS. Entonces conocemos a Kamal (Aboubakr Bensaihi), que vive con su hermano pequeño, Nassim (Amir El Arbi), y la madre de ambos, Leila (Lubna Azabal). Parece una historia de realismo social hasta que Kamal, de repente, empieza a cantar rap y a bailar de tal manera que Danny Glover estaría orgulloso de él. Es el primer indicativo de que esta película no se parecerá en nada a ninguna otra película de guerra siria que hayamos visto hasta la fecha. Kamal viaja a Siria para ayudar a las víctimas de guerra, y allí le obligan a unirse a la milicia. Él intentará evitar el conflicto grabando videos para los canales de sus redes sociales. Mientras, a su hermano pequeño los compañeros de clase le hacen el vacío, lo que lo convierte en presa fácil para los agentes locales de reclutamiento. En un giro único y sorprendente de guion, es la madre, Leila, quien se erige en salvadora.

Se trata de una película que, si no la ves, no te la crees. Este fascinante trabajo demuestra por qué es esencial que el cine cuente con una variada paleta de voces que cuenten las historias, ya que es lo que suscita estos increíbles choques y sorpresas.

Rebel es una producción de la belga Caviar Films, la luxemburguesa Calach Films, la francesa Le Collectif64 y la también belga Beluga Tree. Sus ventas internacionales han sido confiadas a Wild Bunch.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marcos Randulfe)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy