email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2022 Cineasti del presente

Crítica: Safe Place

por 

- Un hermano intenta salvar a otro en un ambiente hostil, y contra todas las posibilidades, en el primer largometraje, de gran carga psicológica, de Juraj Lerotić

Crítica: Safe Place

Todos necesitamos un lugar seguro, tanto en sentido físico como metafórico. Por ejemplo, la seguridad es el componente principal de los conceptos de hogar y familia, que están muy arraigados en nuestra sociedad y psicología. Pero, ¿qué pasa si ese lugar seguro se le niega a alguien? Esa es la pregunta que se plantean los personajes de Safe Place [+lee también:
tráiler
entrevista: Juraj Lerotić
ficha de la película
]
, el primer largometraje del director croata Juraj Lerotić, estrenado en la sección Cineasti del presente de Locarno.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La frase del principio es tan premonitoria como poética. Dice: “Si nada de esto hubiera pasado, podría haberte dicho: Mira, es tu edificio, cuenta hasta veinte e iré corriendo hacia allí”. Podría atribuirse al protagonista de la película, Bruno, interpretado por el propio Lerotić, ya que es precisamente lo que ocurre en los primeros veinte segundos de la película, cuando llega corriendo a un edificio anodino y rompe la puerta para entrar. La próxima puerta que rompe Bruno es la del apartamento donde vive su hermano, Damir (Goran Marković, de The High Sun [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Dalibor Matanic
ficha de la película
]
). Nos enteramos de que Damir ha intentado suicidarse y la intensidad de su esfuerzo para lograrlo excede el nivel de un simple “grito de ayuda”.

Safe Place sigue a los dos hermanos y a su madre (Snježana Sinovičić Šiškov, tan fiable como siempre), que entra en escena durante las siguientes 24 horas. Durante ese periodo de tiempo, Bruno y la madre tienen que proteger a Damir no solo de sí mismo, sino también de un sistema que consiste en groseros y sospechosos miembros de la policía y de la robótica, y a veces personal médico arrogante. El lugar seguro que quieren alcanzar en el amplio sentido de la palabra parece ser bastante elusivo.

La película de Lerotić es cambiante, no solo por los pensamientos incoherentes de Damir, sino también por las decisiones estilísticas poco ortodoxas pero acertadas del director que hacen pensar y abrir diferentes posibilidades hacia donde dirigir el argumento. Por ejemplo, la elección de un formato 5:3 y las perspectivas que ofrece de las localizaciones exteriores de Zagreb sugieren que Lerotić intenta subrayar la ansiedad de Damir, pero cuando la acción se desplaza a Split, grabada de una manera diferente por el director de fotografía Marko Brdar, el esperado alivio no llega. En un momento, Lerotić consigue transferir sin que se note la acción desde el campo del hiperrealismo a cierto tipo de realidad onírica, solo para terminar en un corte abrupto del editor, Marko Ferković, mientras el zumbido presente desde el principio en el diseño de sonido de Julij Zornik se apaga lentamente.

No todo es perfectamente lógico en la visión de Lerotić. Hay un gran contraste entre el ritmo deliberadamente lento mezclado con un poco de inactividad y el número de acontecimientos ocurridos supuestamente en un día, pero también se puede interpretar como un fragmento de la confusa perspectiva de la situación de Bruno en la que solo puede ser un participante limitadamente activo. En resumen, Safe Place es un drama psicológico tenso que trata su grave tema principal desde un punto de vista sincero que pertenece a aquellos afectados por él de manera indirecta.

Safe Place es una coproducción entre Croacia y Eslovenia con Pipser como productora principal y Zelena zraka como primera coproductora. Ha recibido el apoyo del Croatian Audiovisual Centre, el Slovenian Film Centre, Croatian Radiotelevision y Eurimages, y Cercamon la vende al extranjero.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy