email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SARAJEVO 2022 Competición

Crítica: Riders

por 

- Los "easy riders" de la Eslovenia rural intentan conseguir su libertad en la carretera en el logrado debut de Dominik Mencej

Crítica: Riders
Petja Labović y Timon Šturbej en Riders

El clásico Easy Rider de Dennis Hopper nunca se nombra directamente, pero se menciona varias veces como “La película”, y es evidente que ha servido como fuente de inspiración para el primer largometraje de Dominik Mencej, Riders [+lee también:
tráiler
entrevista: Dominik Mencej
ficha de la película
]
. Puede que esta amable mezcla de subgéneros, entre la road movie y el relato iniciático, nunca resulte tan brutal en su exposición del entorno hostil y las mezquinas emociones humanas como la película de Hopper, pero definitivamente tiene algo que decir sobre madurar y verse reprimido por los acontecimientos de la vida y un entorno limitado.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Riders ha tenido su estreno en la competición de largometrajes del Festival de Sarajevo, que podría ser un trampolín perfecto para una película con este tono. Es probable que, en un futuro próximo, la cinta se haga un hueco en más festivales y cines independientes de la región.

Tomaž (interpretado por Timon Šturbej, una de las estrellas emergentes de EFP) y Anton (Petja Labović) son mejores amigos y motoristas “principiantes”, que conducen sus ciclomotores por su pueblo en el noreste de Eslovenia. Mientras que Tomaž tiene fama de ser el chico bueno y trabajador que repara maquinaria en su pequeña tienda en el pueblo, Anton es el rebelde que se mete constantemente en problemas con las figuras de autoridad, tanto en su casa como en el trabajo. Ambos crecieron sin padre: el de Tomaž murió, dejando al joven bajo la vigilancia constante de su madre (Nataša Matjašec Rošker), y Anton nunca tuvo padre.

Estamos en la primavera de 1999 y los chicos deciden convertir sus motocicletas en choppers para hacer un viaje de fin de semana a Liubliana y visitar a la novia de Anton, Tina. La visita sorpresa resulta ser una mala idea, pero en el camino recogen a la monja fugitiva Ana (Anja Novak) y se encuentran con el viejo y experimentado motorista Peter (la estrella serbia Nikola Kojo, en otra valiente interpretación, esta vez con un registro más matizado). De esta forma, el dúo se convierte en un cuarteto (con solo tres motos, por desgracia), y el viaje de fin de semana a Liubliana se prolonga unos días hacia la costa, para convertirse posteriormente en un viaje más largo hasta Split (Croacia) y tal vez incluso a Međugorje, conocida en los países yugoslavos por albergar un santuario mariano y ser un lugar milagroso.

Para Tomaž, el viaje representa una oportunidad para experimentar el primer amor, así como un momento de su vida en el que no estará dominado por su madre o su mejor amigo, mientras que para Anton se trata de una oportunidad para comprender mejor su rabia y aprender a controlarla. Para los tres jóvenes, es un intento de vivir en libertad.

Riders es una obra cinematográfica llena de detalles y pulida en casi todos los aspectos. El diseño de sonido de Samo Jurca incorpora de forma respetuosa los rugidos del motor y los ruidos naturales en toda la cinta. Las imágenes capturadas por el director de fotografía Janez "Zu" Stucin, editadas en una sucesión rítmica por Andrej Nagode y Matic Drakulić, son deslumbrantes, enriquecidas por los detalles casuales de un momento y lugar determinados, gracias al diseño de producción de Iva Rodić y el vestuario de Katarina Zaninović.

También pueden apreciarse algunos detalles delicados en el guion de Mencej y Boris Grgurović (el inminente eclipse solar, el fin de siglo, el miedo al "error del milenio", a través de un cameo paranoico del difunto actor Peter Musevski, que interpreta a un camionero en su último papel en el cine), y también en los diferentes dialectos que emplean los actores. Hablando estrictamente a nivel actoral, Riders también brilla gracias a la química natural y espontánea entre los jóvenes miembros del reparto y la autoridad interpretativa que ofrece Kojo, en la piel de un hombre sabio montado en una moto. Estamos ante un viaje en el que debemos embarcarnos tanto con el corazón como con la mente.

Riders es una coproducción entre Eslovenia, Croacia, Italia, Serbia y Bosnia y Herzegovina, producida por Staragara, Antitalent, Novi Film, Transmedia Production, Sense Production y NuFrame.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy