email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

EL CAIRO 2022

Crítica: L'Astronaute

por 

- El segundo largometraje del actor y director Nicolas Giraud lo coloca en una caja de hojalata, apuntando a la luna

Crítica: L'Astronaute
Nicolas Giraud y Mathieu Kassovitz en L'Astronaute

Nicolas Giraud, que ha tenido una carrera estable como actor en largometrajes franceses, acaba de presentar L’Astronaute [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, su absurdo y adorable segundo trabajo como director, estrenado en la Competición Internacional del Festival Internacional de Cine de El Cairo. Al tratarse de una película descaradamente personal para Giraud, tienes la impresión de que el resultado final, con un diseño de producción y una puesta en escena elaborados, y sus toques de emoción cuidadosamente atenuados, ha salido como él deseaba y constituye exactamente lo que quería expresar sobre muchas opiniones personales. Sin embargo, la película está paralizada al no darse cuenta de lo ridícula e inverosímil que es, puesto que no consigue el efecto deseado a pesar de sus buenas intenciones.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
tourmaletfilms_rotterdam

Quizás deberíamos ser menos derrotistas ante el proceso de envejecer y reconocer que la vida tiende a parecerse a una maratón, más que a un sprint, pero es muy tentador escribir, o hacer un desliz freudiano, para decir que el personaje de Giraud, Jim, un ingeniero de propulsión de la compañía aeroespacial francesa Arianespace, es un chico con un sueño, en lugar de un cuarentón melancólico centrado de manera rígida e inocente en su propósito vital. A pesar de tener unos compromisos profesionales probablemente muy satisfactorios, en realidad es el niño que dijo “astronauta” cuando le preguntaron qué quería ser de mayor, y nunca cambió su respuesta. Abatido por haber sido rechazado en la última ronda del programa de viajes espaciales de la Agencia Espacial Europea (que ha aparecido recientemente en Próxima [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Alice Winocour
ficha de la película
]
, de Alice Winocour), se embarca en lo obvio y construye un cohete en un taller secreto en la granja de su abuela, Odette (Hélène Vincent). Se supone que el enorme artilugio se ha fabricado de manera artesanal, aunque por su apariencia parece haber sido confiscado de un lugar secreto de la NASA.  

Los primeros largometrajes hechos por actores tienden a tener un reparto inexplicablemente bueno, y eso se mantiene aquí, con un actor como Hippolyte Girardot que huye de los dramas burgueses parisinos para ser el jefe de Jim en Ariane. Las exigencias de su personaje hacen que sea un hombre aprensivo, que al final de la película murmura en voz baja “Dios mío, lo ha conseguido” cuando el cohete despega. Mathieu Kassovitz interpreta de manera excepcional al triste y barbudo Alexandre, un ex astronauta que pasó una temporada en la Estación Espacial Internacional y que participa como consultor en el proyecto inconformista de Jim.

El imaginario y la estética parecen inspirados e imitan con exactitud a películas recientes sobre el espacio como Ad Astra y La llegada, ya que optan por imágenes desaturadas y una música lastimera y minimalista. Es en estos elementos donde la película convence más como giro francés en este ciclo de películas recientes, consciente de las supuestas limitaciones de este tipo de cine nacional, y autorreflexivo con todos los “no” que recibe Jim mientras intenta conseguir su gran sueño. Además, recuerda al ingenioso cortometraje Wallace y Gromit: La gran excursión, ya que comparte el mismo impulso narrativo de un aficionado valiente que idea un lanzamiento espacial en condiciones grises y suburbanas improbables (aunque Jim no guarda un armario de escobas lleno de galletas). L’Astronaute, con su superficie aparentemente realista, parecería más plausible y capaz de superar algunas restricciones presupuestarias si fuese animada y estuviera más alejada de lo cotidiano. Aardman Animation, en su etapa de plastilina moldeada con huellas dactilares y galardonada con un Oscar, encontró una manera mejor de contar esta historia hace treinta años.  

L’Astronaute ha sido producida por Francia y Bélgica a través de Nord-Ouest Films y Artémis Productions, y coproducida por Orange Studio, que también gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy