email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

TURÍN 2022

Crítica: I Pionieri

por 

- El primer largometraje de Luca Scivoletto se fija con nostalgia en la vertiente cómica de la militancia política de antaño pero no iguala el estilo irreverente del libro que adapta

Crítica: I Pionieri
Danilo Di Vita, Francesco Cilia, Matilde Sofia Fazio y Mattia Bonaventura en I Pionieri

Escribir un libro y convertirlo después en una película es algo que puede suceder de vez en cuando con Fandango (que coproduce la próxima película de Nanni Moretti, Il sol dell’avvenire, actualmente en fase de posproducción). De hecho, ha ocurrido con Luca Scivoletto, que publicó su primera novela con Fandango Libri en 2019 y acaba de dirigir la adaptación cinematográfica del texto, I Pionieri, producida por el propio equipo de Fandango. La película se proyectó fuera de competición en la sección Bad Tales del reciente Torino Film Festival. Se trata de una ópera prima, pero Scivoletto no es en absoluto un novato en el mundo del cine. Como autor de una docena de cortometrajes y varios documentales, el director y guionista forma parte del Consejo de Administración de las Giornate degli Autori de Venecia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Enrico Belfiore (Mattia Bonaventura), el protagonista de doce años de I Pionieri, cuyo nombre es un homenaje al líder del Partido Comunista Italiano fallecido en 1984, ha llevado una vida marcada por la política. La película está ambientada a finales de los años 80, en un mundo en pleno cambio: la noche del 9 de noviembre de 1989 se derriba el Muro de Berlín, mientras que el mayor partido comunista de Occidente anuncia su disolución. Hijo de Michele (Peppino Mazzotta), el antiguo alcalde de una pequeña ciudad de Sicilia que aspira a convertirse en secretario regional del Partido Comunista Italiano, el preadolescente Enrico se encuentra inmerso en todas las contradicciones de una familia en la que la pasión política está por encima de todo. En esta casa no se hacen concesiones al consumismo, no hay ropa de marca, muy poca televisión y ni una sola fiesta para niños de familias democristianas, pero sí innumerables marchas por la paz y protestas. Sin embargo, a Enrico nada le gustaría más que tener un par de zapatillas Reebok o ver películas americanas. Este tipo de restricciones no son un problema para su mejor amigo, Renato (Francesco Cilia), un joven ortodoxo que habla como un oficial del partido de los años cincuenta. Acosados por su corpulento compañero de colegio, Vittorio (Danilo Di Vita), organizan una “escapada” a las montañas, donde vuelven a formar la Asociación de Pioneros Italianos (a la que hace referencia el título de la película). Vittorio se une a ellos, y juntos se encuentran con una girl scout de su misma edad (Matilde Sofia Fazio). Es la hija de un soldado americano destinado en la base de la OTAN que se encuentra en las inmediaciones, y también está huyendo. Preocupados por sus hijos, los padres y madres en cuestión (Lorenza Indovina, Eleonora Danco, Beth Mc Creton) se ponen en marcha para encontrarlos.

Basándose en su propia infancia (su padre fue dirigente regional del partido y posteriormente senador), Luca Scivoletto subraya de forma ingeniosa los aspectos más cómicos de la militancia política del pasado, y lo hace con un tono nostálgico, orientando la película al estilo de los relatos iniciáticos (como un Cuenta conmigo con sabor siciliano, por así decirlo), con un final victorioso y sarcástico. Las actitudes típicas de la isla provocan sonrisas en el espectador, al igual que el dialecto local y algunos gags, como los protagonizados por Enrico Berlinguer (Claudio Bigagli), que se aparece ante el joven protagonista para ofrecerle consejos (de izquierdas), al igual que hacía Humphrey Bogart con Woody Allen en Sueños de un seductor, o Adolf Hitler en Jojo Rabbit. No obstante, esta adaptación cinematográfica, escrita por el director junto a Eleonora Cimpanelli y Maurizio Bologna, no es más que una deslucida imitación de la energía introspectiva y el humor irreverente del libro original, y el cineasta se muestra incapaz de remediar esta carencia. Además, el presupuesto demasiado limitado de la película no permite una gran producción ni escenografía (un ejemplo es el carro blindado sin pintar del ejército estadounidense, que vemos en la base de la OTAN, cubierto de óxido y sin marcas). A pesar de todo, I Pionieri demuestra tener alma y corazón, y puede conectar tanto con el público joven como con los nostálgicos de mayor edad.

I Pionieri es una producción de Fandango junto con RAI Cinema. Fandango también se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy