email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

FESTIVAL DE ROMA Concurso

Iosseliani y la enfermedad del poder

por 

Una parábola sobre la sed de poder, aquella enfermedad con la cual todos nosotros nos confrontamos, una tentación a la cual es difícil escapar. Pero no imposible.

El maestro georgiano Otar Iosseliani vuelve, después de Lundi matin, Oso de plata en la Berlinale 2002, con una fábula que tiene las raíces bien plantadas en el terreno resbaladizo de la realidad. Protagonista de Jardins en automne [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
-en concurso en el Festival Internacional de Roma- es un ministro que comienza a vivir a partir del momento en el cual se le quita el sillón del poder.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

"Me gusta mucho –explica Iosseliani– cuando un rey se vuelve un vagabundo, una paradoja muy antigua. En una época muchas personas de poder se travestían para observar de cerca el pueblo. No creo que Berlusconi trabaje alguna vez como jardinero, pero se puede fantasticar sobre esto, yo en su lugar lo haría. Nosotros simples mortales observamos a las personas que tienen esta enfermedad del poder, las miramos dirigir el mundo entero, tener la seguridad de hacia donde se va, es decir hacia la catástrofe. Mi personaje es un hombre que tiene esta enfermedad de la omnipotencia que descubre cuanto es agradable bajar del pedestal, ser aceptado por todos".

Michel Piccoli, que se declara actor anti-cliché por excelencia, interpreta, irreconocible, un singular rol femenino. "Yo siempre busqué desaparecer, volverme el personaje creado por el realizador", dice divertido.

El filme, estrenado en septiembre en Francia, será distribuido en Italia a partir del 20 de octubre próximo por Mikado.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy